Twice Bitten- Capítulo 1



Merit la más nueva vampiro de Chicago, está aprendiendo como encajar bien con los otros. Los otros supernaturales, eso es. Los cambiaformas de todo el país están convocados a la Ciudad del Viento, y como un gesto de paz, el Maestro Vampiro Ethan Sullivan le ha ofrecido a su líder un muy especial cuerpo de guardia: Merit. Merit se supone debe proteger al Alfa, Gabriel Keene-y espiar para los vampiros mientras hace eso. Oh, y afortunadamente Ethan le está ofreciendo vaporosas-sesiones de entrenamiento de combate uno a uno para ayudarla a prepararse para la misión.
Merit debe aceptar la tarea, incluso aunque sepa que lo lamentará. Y no se equivoca. Alguien está disparando a Gabriel Keene, y Merit pronto se encuentra en la línea de fuego. Necesitará toda la ayuda que pueda obtener para poder rastrear al presunto asesino, pero a todos lados donde vaya, habrán tensiones entre los supernaturales-no por ello menos entre ella y cierto maestro vampiro de ojos verdes de siglos de edad.


-------------------------------------------------------------------------------------

CAPITULO UNO: ÚNETE AL CLUB


Principios de Junio Chicago, Illinois

Era el comienzo de la Ruta 66, el lugar donde “La Calle Principal de America” comenzaba a transitar los Estados Unidos. La Fuente Buckingham, el corazón de Grant Park, fue nombrado por el hermano de la mujer que donó la fuente a la Ciudad de Chicago. Durante el día, el chorro principal de la fuente alcanza los 45 metros en el aire, una torre de agua entre la extensión del Lago Michigan y la expansión del centro de Chicago. Pero ahora era tarde ya, y los chorros habían sido apagados por la noche. El parque estaba oficialmente cerrado, pero eso no detuvo a un puñado de rezagados de caminar alrededor de la fuente o de posarse sobre los escalones que llevaban hasta Lake Shore Drive para sumergirse en la vista de las oscuras y brillantes aguas del Lago Michigan.

Revisé mi reloj. Eran ocho minutos pasada la medianoche. Estaba aquí porque alguien me había estado dejando notas anónimas. Las primeras mencionaban invitaciones. La última me había invitado a la fuente a la medianoche, lo que significaba que ese alguien misterioso estaba ocho minutos tarde.

No tenía ni idea de quién me había invitado o por qué, pero estaba lo suficientemente intrigada como para manejar camino al centro desde mi casa en Hyde Park. También era lo suficientemente cauta como para aparecerme con armas – una corta daga de mango perlado que estaba sujeta bajo la chaqueta de mi traje sobre el costado izquierdo. La daga había sido un obsequio del Maestro vampiro Ethan Sullivan hacia mí, la Centinela de su Casa de vampiros.

Probablemente no lucía la parte del vampiro estereotípico, como el uniforme de la Casa Cadogan – unos delgados y bien entallados pantalones negros – no eran exactamente material de las películas de horror. Mi larga, oscura y lisa cabellera estaba recogida en su habitual coleta alta, con el flequillo sobre mi frente. Me había puesto un par de tacones negros estilo Mary Jane, los cuales al margen de mis preferencias por los Pumas, lucían bastante bien con el traje. Mi beeper estaba sujeto a mi cintura en caso de emergencias de la Casa.

Como Centinela de la Casa, usualmente portaba una katana, treinta y pico de pulgadas de acero pulido. Pero para esta reunión, dejé mi katana en casa, pensando que la visión de una vaina rojo sangre atada a mi lado pueda levantar demasiada atención ante los ojos humanos. Estaba, después de todo, en el parque en la noche. Los miembros del Departamento de Policía de Chicago iban a estar lo suficientemente curiosos acerca de ello; una espada samurai de un metro de largo no iba a inspirar mucha confianza de que estuviera aquí sólo para presentaciones y conversar.

Y hablando de presentaciones....

“No estaba seguro de que vinieras,” dijo una voz de repente, tras de mí.
Me giré, mis ojos ampliándose ante el vampiro que me habló. “Noah?”
Más específicamente, era Noah Beck, el líder de los vampiros Rebeldes – aquellos no ligados a una casa en particular.

Noah era fornido – hombros amplios delineando un marco musculoso. Su cabello castaño sobresalía en picos puntiagudos. Sus ojos eran azules, y esta noche su quijada portaba un rastro de barba crecida. Noah no era del tipo apuesto de modelos de portada de revistas, pero con su contextura, marcada quijada, y nariz ligeramente ladeada, podía llenar el papel principal en una película de acción sin ningún inconveniente. Estaba vestido como le era costumbre, en puro negro: pantalones cargo negros, botas negras, y camiseta negra ceñida a la altura de las costillas para reemplazar la versión en manga larga que empleaba en tiempo frío.

“Tú pediste de encontrarnos?”

“Lo hice,” dijo.

Cuando pasaron unos pocos segundos sin entrar en detalles, incliné mi cabeza. “Por qué no simplemente llamarme y pedir por una reunión?” O mejor aún, pensé, por qué no llamar a Ethan? Usualmente él estaba más que dispuesto a enviarme a los brazos de vampiros necesitados.

Noah cruzó sus brazos sobre su pecho, su expresión tan seria que su barbilla prácticamente tocaba su camiseta. “Porque tú perteneces a Sullivan, y esta reunión no es acerca de él. Es acerca de tí. Si yo firmaba esas notas, supuse que te sentirías obligada a decirle acerca de la reunión.”

“Pertenezco a la Casa Cadogan,” aclaré, haciendo saber que no pertenecía, contrario a la opinión popular, a Ethan. No que no lo hubiera considerado. “Eso significa que no puedo garantizar que no divulgaré cualquier cosa que me digas,” agregué, dejando que una pequeña sonrisa curvara mis labios. “Pero eso depende de qué me digas.”

Noah descruzó sus brazos, deslizó una mano dentro de uno de los bolsillos de su pantalón, y sacó una delgada tarjeta colorada. Sosteniendo la tarjeta entre dos dedos, la extendió hacia mí.

Sabía que diría antes de tomarla. Llevaría las iniciales “GR” y la estampilla blanca de una flor similar a la flor de Lis. Una tarjeta idéntica había sido dejada en mi habitación en la Casa Cadogan, pero aún no sabía qué significaba.

“Qué es ‘GR’?” le pregunté, retornando la tarjeta.

Noah la agarró, deslizándola nuevamente en su bolsillo. Luego miró alrededor, torció un dedo hacia mí, y comenzó a caminar hacia el Lago. Con las cejas levantadas, lo seguí. Ahí fue cuando comenzó la lección de historia.
“La Rovolución Francesa fue un momento crucial para los vampiros europeos,” dijo mientras caminábamos bajando por los escalones que llevaban del parque hacia la calle. “Cuando el Reinado del Terror azotó, los vampiros quedaron enredados en la histeria – no muy diferente de los humanos. Pero cuando los vampiros comenzaron a entregar a sus compañeros Novicios y Maestros a los militares, cuando ellos fueron guillotinados en las calles, los miembros del Conseil Rouge, el consejo que regía a los vampiros antes de que el Presidio Greenwich tomara el poder, comenzaron a entrar en pánico.”

“Esa fue la Segunda Aniquilación, cierto?” pregunté. “Vampiros franceses soplones de sus amigos para garantizar su propia seguridad. Desafortunadamente, los vampiros que ellos entregaron a las turbas fueron ejecutados.”

Noah asintió. “Exacto. Los vampiros del Consejo eran ancianos, bien establecidos. Ellos disfrutaban de su inmortalidad, y no estaban ansiosos por convertirse en víctimas de las turbas. De modo que organizaron un grupo de vampiros para que los proteja. Vampiros dispuestos a recibir una estaca por ellos.”

“Un Servicio Secreto Vampírico?”
“Esa no es una mala analogía,” acordó. “Los vampiros que fueran pedidos de servir se nombraron así mismos la Guardia Roja”

De ahí la s iniciales GR. “Y dado que tú me entregaste la tarjeta, supongo que tú eres uno?”

“Un miembro portador de tarjeta, literalmente.”

Cruzamos la calle hacia el césped frente al Lago, luego caminamos atravesando el césped hasta la línea costera de concreto. Cuando nos detuvimos, miré a Noah, preguntándome por qué estaba recibiendo lecciones de historia y los detalles de su vida secreta. “Está bien, interesante lección de historia, pero qué tiene todo esto que ver conmigo?”

“Impaciente, verdad?”
Arqueé una ceja. “Accedí a una reunión secreta de medianoche de la que no quieres mi Maestro sepa. Tú realmente estás recibiendo bastante contención.”

Noah sonrió lentamente en respuesta, en forma lobuna, sus labios gradualmente ampliándose para revelar rectos dientes blancos – y colmillos afilados como agujas.

“Por qué, Merit, me sorprende que no lo hayas adivinado ya. Estoy aquí para reclutarte.”




* * *


Pasó un minuto completo hasta que habló nuevamente. Mientras tanto, nos quedamos en silencio, los dos mirando al Lago y las luces de los veleros cercanos a la costa. No estoy segura de en qué estaba él pensando, pero yo estaba contemplando su oferta.

“Las cosas han cambiado desde que la Guardia Roja (GR) fue fundada,” dijo finalmente Noah, su voz resonando en la oscuridad. “Nos aseguramos de que el Presidio no sobrepase su autoridad, como una revisión y balance sobre el poder del PG. También nos aseguramos de que el equilibrio de poder entre Maestros vampiros y sus Novicios se mantenga relativamente estable. A veces investigamos. En raras ocasiones, limpiamos.”

De modo que, para resumir, Noah quería que me uniera a una organización cuya meta principal era evitar que los Maestros vampiros y los miembros del PG tuvieran demasiado poder, o de que utilizaran ese poder indiscriminadamente; una organización cuyos miembros espiaban a sus Maestros.

Solté un pausado suspiro, algo tensándose en mi estómago.

No conocía la posición de Ethan sobre la Guardia Roja, pero no tenía dudas de que él vería el que me les una como la traición de todas las traiciones. Servir como uno de la Guardia Roja me colocaría directamente contra Ethan, cargándome a mí, una Novicia vampiro, con la tarea de observarlo y juzgarlo. Ethan y yo no teníamos una relación sencilla; nuestras interacciones eran un incómodo tironeo entre ser confidentes y colegas. Pero esto iba mucho más allá de nuestro habitual sello de irritación mutua.

De hecho, era exactamente la clase de cosa que Etahn ya temía que hiciera – espiar a la Casa. Puede que él no haya sabido de la invitación de la GR, pero sabía que mi abuelo, Chuck Merit, servía como enlace con lo sobrenatural para la Ciudad de Chicago, y conocía a mi familia – los Merits (sí, Merit es mi apellido) – que estaban conectados con Seth Tate, alcalde de Chicago. Esos lazos eran lo suficientemente próximos como para preocuparlo. Involucrarme en algo como esto sería como la guinda del pastel en un ataque de cólera.

Y eso conllevaba a una interesante pregunta. “Por qué yo?” le pregunté a Noah. “Tengo sólo dos meses de antigüedad, no soy exactamente material guerrero.”

“Tú encajas en el perfil,” dijo. “Fuiste hecha vampiro sin consentimiento; tal vez a raíz de ello, pareces tener un tipo de relación diferente con tu Maestro. Eres una hija de la riqueza, pero has visto sus abusos. Como Centinela, te estás convirtiendo en un soldado, pero has sido una letrada. Hiciste tus juramentos hacia Ethan, pero eres lo suficientemente escéptica como para no seguir órdenes ciegamente.”

Era una lista de atributos que probablemente pusieran nervioso a Ethan a diario. Pero Noah parecía convencido de que esas eran justamente la clase de cosas que él estaba buscando.

“Y qué es, exactamente, lo que estaría haciendo?”

“A estas alturas, nos gustaría un jugador latente. Permanecerías en la Casa Cadogan, en la posición de Centinela y te mantendrías en contacto con tu compañero.”

Elevé mis cejas. “Mi compañero?”

“Trabajamos en parejas,” dijo Noah, luego movió su cabeza a algo tras de mí. “Justo a tiempo.”

Miré hacia atrás, al tiempo que el vampiro nos alcanzaba en la orilla. Era bien adecuado para el espionaje; incluso con mi audición mejorada, no lo había oído acercarse. Este vampiro era alto y delgado, con cabello castaño que alcanzaba hasta los hombros, ojos azules dispuestos bajo largas pestañas, y un mentón cincelado. Llevaba puesta una camisa de mangas cortas, la parte de abajo metida dentro de sus vaqueros. Tatuajes circundaban cada bícep – un ángel volando sobre un brazo, un demonio escabulléndose sobre el otro.

Me pregunté acerca de qué estaría conflictuado.

El recién llegado asintió con brusquedad hacia mí, luego miró a Noah.

“Merit, Centinela de la Casa Cadogan,” le dijo Noah, a continuación me miró. “Jonah, Capitán de la Guardia de la Casa Grey.”

“Capitán de la Guardia?” pregunté en voz alta, sacudida hasta la médula que el Capitán de la mismísima Guardia de la Casa de Scott Grey fuera también un miembro de la Guardia Roja. Un vampiro en una posición de confianza, cuyo propósito en la Casa era resguardar al Maestro, mantenerlo a salvo, con un doble trabajo para una organización con una desconfianza inherente hacia los Maestros? Supuse que no era la clase de cosa que Scott Grey estuviese emocionado de conocer.

Y en serio – estaba yo sintonizando a Ethan Sullivan o qué?

“Si aceptas nuestra oferta,” dijo Noah, “Jonah será tu compañero.”
Miré por encima a Jonah y encontré que su mirada ya estaba sobre mí, su ceño fruncido. Había curiosidad – pero también desdén – en sus ojos. Aparentemente él no estaba muy impresionado con lo que había visto hasta el momento de la Centinela de Cadogan.

Pero que no estaba interesada en ir a la guerra con Ethan y por ende sin planes de convertirme en la compañera de Jonah, me las ingenié para que no me importara.

Le sacudí mi cabeza a Noah. “Es pedir demasiado.”

“Comprendo tu reticencia,” dijo. “Sé lo que significa tomar los juramentos a tu Casa. Los he tomado también. Pero para bien o para mal, Celina ha sido puesta en libertad. Le pongo escasas probabilidades sobre nuestros futuros siendo decididamente más violentos que nuestro pasado reciente.”

“No grandes probabilidades,” concedí de forma solemne. Pusimos un fin a la oleada de asesinatos de Celina Desaulniers, ex – Maestro de la Casa Navarro. Le prometimos a la Ciudad de Chicago que ella había sido enviada lejos a un calabozo europeo, cumpliendo condena por orquestar esos asesinatos, pero el PG había puesto a Celina nuevamente en circulación. Ella ya no tenía control de la Casa Navarro, y me culpaba por ese inconveniente. Había regresado a Chicago molesta acerca de su encarcelamiento y ansiosa por una pelea.
Noah sonrió con tristeza, como si comprendiera de dirección de mis pensamientos. “Los hechiceros han predicho que la guerra vendrá,” dijo. “Tememos que sea inevitable. Demasiados vampiros tienen demasiada animosidad acumulada contra los humanos como para mantener la paz eternamente – y vice versa – y Celina ha hecho flor de trabajo arengándolos. Ella interpreta por desgracia a una buena mártir.”

“Y eso siquiera toca el asunto de los cambiaformas,” señaló Jonah. “Cambiaformas y vampiros tienen una larga y sangrienta historia, pero eso no ha detenido a las manadas de dirigirse a Chicago.” Me miró. “Lo que se dice es, que ellos se estarán reuniendo esta semana. Eso encaja con lo que has escuchado?”
Debatí en si debiera contestar, lo que sería entregar una preciada porción de información de la Casa Cadogan – recogiendo información, pero opté por contarle. No es como si la información fuera a mantenerse oculta por mucho tiempo. “Sí. Hemos escuchado que ellos estarán aquí en la semana.”

“Representantes de las cuatro manadas en Chicago,” Noah murmuró, ojos hacia el suelo. “Eso es como los Hatfields mudándose con los McCoys. Una enemistad de siglos de antigüedad, y las partes en conflicto acampando en la misma ciudad. Huele a problemas.” Suspiró. “Mira, sólo estoy pidiendo que lo consideres. Lo único que te pedimos es un compromiso de permanecer como Centinela de la Casa Cadogan en espera hasta que…”
Hasta que, había dicho, como si creyera que un conflicto entrante fuera inevitable.

“Permanecerías latente hasta que no podamos mantener la paz por más tiempo. En ese punto, tienes que estar preparada para unírtenos a tiempo completo. Debes estar preparada para abandonar la Casa.”

Estoy segura de que había sorpresa en mi expresión. “Quieres que deje la Casa Cadogan sin un Centinela en el medio de una guerra?”

“Piensa un poco más amplio,” intercedió Jonah. “Estarías ofreciendo tus servicios, tus destrezas, a todos los vampiros, más allá de sus respectivas afiliaciones de Casas. La GR te ofrece la oportunidad de proteger a todos los vampiros, no sólo a los Maestros.”

No sólo a Ethan, quiso decir. Ya no sería la Centinela de Ethan, su vampiro. En su lugar, sería un vampiro que se aparta de las Casas, de los Maestros, del Presidio, en virtud de mantener al universo de los vampiros a salvo…..y mantener a Celina y sus agitadores a raya.

No estaba segura qué pensar acerca del pedido de la GR. “Necesito tiempo para procesar esto,” les dije.

Noah asintió. “Esta es una decisión seria, y merece una profunda consideración. Es acerca de tu disposición de salir de tu Casa para garantizar que todos los vampiros estén bien protegidos.”
“Cómo puedo localizarte?” pregunté, y pensé si aquella pregunta sola significaba que había cruzado una línea de la que no sería capaz de retroceder.

“Estoy en la guía telefónica, enlistado como consultor de seguridad. Entre tanto, no hemos hablado, y nunca has conocido a Jonah. No le digas a nadie – amigos, parientes, colegas. Pero considera esto Merit: Quién necesita más a un Centinela? Los vampiros de la Casa Cadogan, quienes tienen a cuerpos de guardias entrenados y poderosos Maestros vampiros a la cabeza….o el resto de nosotros?”

Con eso, él y Jonah se voltearon y alejaron, desvaneciéndose en la oscuridad de la noche..


Traducido por Chloe♥

sweetlove  – (8 de julio de 2010, 11:14)  

Woowww!!
Gracias por esta probadita, solo espero k la espera no sea mucha y pueda leer el libro completo.

Adios!!

Almudena :D –   – (8 de julio de 2010, 11:23)  

Ohh my goood!
He estado esperando esta publicancion con ansiiiaa jajajajaa
Me alegro mucho de que empeceis a traducir el libro :D
Lo ireis publicando cada mucho tiempo ? Es que me voy a volver loocaa durante la esperaa !
Muchas graciasss!
xxx

lunakari  – (8 de julio de 2010, 14:39)  

graciassssssssssssss..............
eh esperado con ansias la publicación
nuaevamente grascias...........

Julieta  – (8 de julio de 2010, 17:22)  

Realmente hermoso....

me fascina, y lo mejor de todo es que el 15 es mi cumple y ya voy a poder leer la conti desde antes.
De verdad muchas gracias!!!
tkm Nicole
P.D: Espero las ansias la conti, q tal mañana???? jeje... cuelgalo apenas puedas, plis!

Camila  – (11 de julio de 2010, 17:26)  

Muchas gracias, excelente capítulo, lo estaba esperando hace un tiempo, se viene interesante la historia...como siempre :D

kathy –   – (31 de julio de 2010, 18:05)  

muchas gracias
un estupendo trabajo el que se hace en esta traduccion

muy bueno el libro lo esperaba desde hace tiempo...haber como se desarrollan las cosas dificil la decicion que tiene que tomar merit.

Publicar un comentario

  © Diseño LuxLune by JenV 2010

Back to TOP