Capítulo 8 / El vampiro en mis sueños

Capítulo Ocho
MARISSA
Obstinado, eso es lo que era Dominic.
No podía evitar estar aterrada por el problema en que él estaría metido. Escalofríos recorrían mis brazos y piernas, y apenas podía respirar.
Pensó que se podría escabullir dentro de la escuela de brujas y hechiceros sin ser uno de verdad? Chiflado. Él estaba absolutamente chiflado.
Sin mencionar si Debbie Damint lo veía, luego qué? Ella lo recordaría seguramente, o alguna de las dos brujas con las que estaba. Linnie, la morocha, y Carissa, la pelirroja, ambas más malvadas que hormigas coloradas en ataque.
De todos modos, tenía que protegerlo, desde que él pensó que yo era Marissa, su salvadora. Aunque todavía estaba perturbada con él por convertirme en... bueno, una Princesa de la Oscuridad. Pero en parte, algunas de mis nuevas habilidades eran un poco raras.
Estuve de pie ante la ventana de la administración fisgoneando dentro. Leí los pobres pensamientos de Dominic. La Sra. Remington tenía su espalda hacia mí, y Dominic estaba concentrándose en levantar el portalápices en el escritorio. Justo cuando comencé a lanzar el hechizo en el objeto, el escritorio se alzó. Luego la silla y el porta lapicero.
La Sra. Remington rápidamente ondeó sus brazos, y todos los objetos cayeron con un golpe sordo.
Mi gran boca cayó abierta. Cómo en el mundo...
La Sra. Remington apuntó a una pizarra de dibujo. Ahora qué?
Dominic se concentró en la pizarra. Él tenía que escribir los ingredientes y la poción para convertir un cuerpo invisible. Él sonrió. Pero yo no. Él se podía hacer invisible, seguro, pero de ninguna manera lo podría hacer un hechicero.
Metí la mano en mi mochila, luego tironeé fuera mi libro de pociones. Hojeando a través de las páginas, busqué apresuradamente, la poción correcta que nunca podía recordar de memoria aunque mi vida-o en este caso la de Dominic-dependiera de ello. Transferiría las indicaciones para realizar la poción a través de mis pensamientos. Él sabía que estaba del otro lado de la ventana, pero se trató de concentrar en las palabras de la administradora, no en los pensamientos que traté de transmitirle.
Presta atención! Quise gritarle.
Antes de que tuviera la página correcta, él comenzó a escribir los ingredientes. Bajé mi mirada hacia el libro, luego nuevamente a la pizarra. Había listado correctamente cada uno de ellos. Cómo pudo hacer eso?
“Parece que me transferiste algunas de tus habilidades, querida Marissa.”
“Dominic?”
Él volteó hacia la ventana y me dio una sonrisa satisfecha. “Parece ser que soy un auténtico hechicero ahora.”
“Pero... pero nunca puedo recordar esa poción.”
“Siempre sobresalí en química. Parece que tenés los pensamientos en tu subconsciente, pero nunca los puedes usar cuando los necesitas. Pero ellos están ahí. De algún modo me los transferiste a mí. Aunque realmente pensé que estaba hundido con el hechizo de levitación.”
Mi cabeza dio vueltas con la idea. Qué más aprenderíamos que él podría hacer, o que yo podría hacer debido a la transferencia de sangre? Luego otra preocupación tomó lugar. “Ahora ella te podrá en clases avanzadas. Yo soy sólo básica.”
“Nunca serás básica para mí, Marissa.”
Amando como decía la palabra justa, sonreí.
“Marissa, qué estás haciendo aquí?” Una profunda voz masculina preguntó, perteneciéndole a Joshua Cantaleaver, el hechicero más guapo en la escuela hasta que Dominic deslizó dentro en mi vida.
Mi corazón saltó en mi garganta y mi piel se humedeció mientras giré para ver a Joshua estudiándome. Vestido con un pantalón y un sweater suelto, él siempre lucía como si fuera a codearse con el Príncipe de Inglaterra. Miré nuevamente por la ventana hacia Dominic. La mirada en su rostro se había vuelto atormentada. Instantáneamente, me preocupé de que extendiera sus colmillos.
“En camino hacia la clase,” le dije a Joshua, empujando apresurada mi libro de pociones dentro del bolso.
“Quieres que lo cargue por ti?” Él extendió su mano.
Qué le había picado? Él nunca había mostrado algún interés en mí. No en los diez años que yo había estado en la escuela. Ni una vez.
Dominic apareció detrás de él. Solo un poof, y él estaba allí. Le fruncí el ceño. “Camina hacia los lugares, Dominic, antes de que seas descubierto.”
“Tenía que llegar aquí pronto para proteger a mi chica. Además, estoy registrado para la escuela ahora. Caminaré contigo a nuestra clase.”
Indiqué con un gesto hacia Dominic todavía parado detrás de Joshua. “Mi nuevo amigo-”
“Novio,” Dominic corrigió con autoridad.
Joshua miró fijamente a Dominic, sus ojos negros acalorados. “Quién eres tú?”
“Te lo acabo de decir. Dominic Vorchowsky, el novio de Marissa.”
“Ella no tiene un novio.” Joshua actuó como si él lo dijera, eso era suficientemente bueno para todos nosotros, luego se volteó hacia mí y dijo, “Quería llevarte al baile el Viernes. Me dejaré caer por tu casa a las cinco.”
Mi gran boca cayó abierta nuevamente. Habría algún estudiante puesto en él una poción de amor para jugarme una broma-la chica menos citada de la escuela? Ninguna poción duraría lo suficiente para el momento del baile, ya se habría desgastado, como el interés de Joshua en mí.
Dominic apretó sus dientes y sacudió su cabeza hacia Joshua. “Creo que no me escuchaste bien. Marissa será mi cita la noche del Viernes y para cada vez entre y para siempre después de esto.”
Esta vez la boca que cayó abierta fue la de Joshua, pero luego una pizca de malicia quemó en sus ojos negros, aunque no dijo ni una palabra para refutar la afirmación de Dominic.
Dominic agarró mi bolso y deslizó su mano sobre la mía, luego la agarró posesivamente. “La Sra. Remington dijo que tengo todas tus clases.”
“Deportes de brujas también?” Joshua preguntó, su voz ascendiendo, burlándose de Dominic.
“Deportes. Estoy seguro que será la clase que más disfrute.”
Joshua cruzó sus brazos. “Te veré el gimnasio de los hechiceros. Uno en uno.”
Sostuve la mano de Dominic firmemente mientras Joshua se dirigía al edificio de historia. “No tengo idea porque tomó interés en mí repentinamente. Él nunca-”
“Lo sé. Me pregunto si fue tu amiga, Kate, quien lo puso así.” Dominic apuntó con su cabeza al edificio de hechizos. Efectivamente, Kate nos estaba vigilando a través de la ventana. “Yo creo que ella lo podría haber sobornado a mostrar interés en ti, para alejarte de mí, tu sabes-preocupada por tu seguridad.”
“Sobornarlo?” Mis cejas se levantaron por la irritación.
“Bueno, no puedo imaginarme a nadie necesitando ser sobornado para estar interesado en ti, pero si él no estuvo atraído por vos antes de esto, yo sospecharía sus motivos ahora.”
“Yo también.” Pero si Kate sobornó a Joshua... gruñí interiormente, luego un nuevo pensamiento me molestó. “Cómo conseguiste entrar a clases básicas? Con todo lo que hiciste, pensé que serías asignado a clases avanzadas.”
“Lo fui. Pero la administradora no sabrá a cuál estoy atendiendo actualmente por un tiempo.”
“Seguro que eres listo. Un chico malo, pero muy listo. Hiciste las cosas de este modo cuando eras simplemente un humano?”
Sus oscuros ojos chispearon por las travesuras. “Probablemente deberías conocerme mejor antes de que te diga todos mis secretos.”
Me reí. En el pasado, siempre me mantuve lejos de los chicos malos. Ahora uno era mi novio? Qué es lo que sigue? “Sabía que eras demasiado bueno para ser verdad.”
“Incluso si soy un-”
Me extendí y toqué sus labios. “Mi príncipe sin su armadura de caballero.”
Él pestañeó. “Creí que eras tú la que me estaba rescatando.”
La idea tiró de mis sentimientos. Al menos esperé que su fe en mí estuviera garantizada.
Antes de que llegáramos al edificio de hechizos, vi a esa pelirroja Carissa mirando al sur, y apuré a Dominic dentro del edificio antes de que la bruja lo notara.
Dominic miró hacia ella y todo su cuerpo se tensó.
“Ella no tiene clases de hechizos en este período. Y ella no está en ninguna de mis otras clases tampoco.”
Dominic se relajó. Per nosotros todavía no habíamos empezado siquiera el día. Si Linnie o Debbie Damint vieran a Dominic, yo estaba seguro que nosotros estaríamos en problemas.
Dominic y yo caminamos dentro de la clase de hechizos donde los estudiantes hablaban unos con otros en grupos de a dos y tres, vestidos con los típicos jeans azules, y ninguno de ellos prestándonos atención. Ninguno excepto Kate, quien cruzó sus brazos y nos estudió cuando entrábamos.
“Kate está enfadada conmigo.”
Dominic asintió. “Por tener un novio quien ella piensa que es un vampiro.”
“Y por no decirle a ella sobre él.”
Su rubio pelo, ahora casi verde musgo, Sra. Robertson caminó dentro de la habitación.
La última vez que su pelo se había vuelto de ese color, ella había dicho que había ido a nadar a la piscina de la escuela después de horas y le advirtió alas chicas quienes teñían su cabello que usaran gorras en la piscina. Supongo que olvidó su propio consejo. Ella hizo señas a los asientos que forman un medio círculo, tres filas de profundidad. Libros de hechizos de tiempos antiguos y contemporáneos llenaron los estantes a lo largo de dos de las paredes, una tercera la cual había leído, pero retener la información era mi problema más grande. Y las gran ventanas del suelo-a-techo mostraban fuera un patio herboso dónde algunos estudiantes paseaban. Deseé que Dominic y yo pudiéramos estar fuera allí, ahora mismo, fuera de los ojos en vela de Kate y de los de la profesora.
“Oh, tenemos un nuevo estudiante hoy,” La Sra. Robertson chilló, como si hubiera encontrado una nueva víctima a la que encantar.
Él levantó sus cejas.
“Ella está aficionada a los estudiantes masculinos en sus clases. Apenas nos tolera a nosotras las chicas.”
“Oh.”
No podía decir si él pensaba que eso fuera una cosa buena o mala, lo que me fastidió.
“Y quién serías tú?” La Sra. Robertson empujó sus gafas por la montura de su nariz y miró su lista. “No tengo a nadie nuevo en mi lista.”
“Dominic Vorchowsky, madame, llegue esta mañana.”
Una sonrisa se expandió a través de su rostro. “Tan educado, también. Bien, bueno, por qué no tomas asiento justo allí?” Ella apuntó a una silla plástica cerca de donde ella estaba de pie.
Okay, eso puede ser algo malo.
Saqué un bloc extra de papel y una lapicera fuera de mi bolsa para Dominic, luego Kate unió nuestros escritorios en la última fila.
“Quiero saber todo!” Kate susurró severamente en mi oído.
La Sra. Robertson golpeó su varita en el podio. “Estudiantes, tomen sus asientos y empecemos nuestra lección.”
Dominic me pasó un mensaje telepático. “Así que la inquisición comienza.”
“Sí, pero tu no eres quien debe contestar las preguntas de Kate.”
“De acuerdo, clase, hoy nosotros trabajaremos en un hechizo para aclarar la mente. Podemos usar esto en los humanos, si uno desea dañarnos. El efecto sólo es temporal. Pero si un humano se me acerca con una arma, por ejemplo yo podría hacerle olvidar de lo que él quería hacer con ella. Luego podría fácilmente sacarle el arma e irme. Podemos usar esto en nosotros, también, si deseamos limpiar fuera una ansiedad actual. Por ejemplo, si yo me preocupara por una enfermedad en la familia, pero necesito concentrarme en una prueba, yo podría apartar la preocupación durante un tiempo, entonces enfocarme en tomar el examen. Como ustedes pueden ver, es un hechizo útil. Alguna pregunta?”
Kate levantó su mano. Yo la miré, preguntándome que se proponía. Ella nunca hacía preguntas, siempre manteniendo su perfil en clase tan bajo como podía. No era que ella no fuera inteligente, ella estaba por sobre la cima de la mayoría de las materias, pero ella no actuaba como realmente podía para que no la trasladaran a clases avanzadas. Yo? Bueno, me esforzaba lo suficiente incluso para obtener una nota promedio.
“Cualquiera que pueda salvarme de un vampiro anciano es claramente brillante, Marissa.”
Sonreí en respuesta a Dominic cuando se volteó para darme una sonrisa. Él casi siempre decía las palabras adecuadas.
“Sí, Señorita Kate?” La profesora preguntó.
“El hechizo de la mente funcionaría en vampiros?”
Risitas llenaron la habitación.
Podría haber matado a Kate en el lugar, aunque habíamos sido mejores amigas desde el jardín de infantes.
Kate cruzó sus brazos, y la profesora sonrió. “No estamos en una clase de fantasía, querida. Pero hipotéticamente, sí, si el vampiro fue humano.”
Pero yo no estaba segura de que la profesora tuviera la razón. Cómo sabría ella de lo que un vampiro era capaz? “Pero cómo sabríamos nosotros?” Pregunté, luego preguntándome si me había vuelto loca por formular la pregunta en voz alta.
Obviamente mi único pensamiento era si Dominic y yo podríamos usarlo en Lynetta, quizá tuviéramos una oportunidad de destruirla. La profesora esperó por más explicación de mi pregunta. “Quiero decir, desde que nunca se ha demostrado que los vampiros son reales, cómo sabríamos si nosotros si podríamos limpiar sus mentes de sus pensamientos, incluso por un instante?”
“Tráigame uno a clase mañana y podríamos probar nuestra teoría.”
Cantidad de niños se rieron, excepto, por supuesto, Kate, Dominic y yo.
Miré a Kate, quién frunció el ceño a Dominic, dándole una mirada malvada. Habría ella sobornado a Joshua para que me pidiera ir al baile como Dominic sospechaba? Ella era carne muerta.
Kate giró hacia mí y frunció el ceño.
“Si no hay más preguntas, empecemos con el hechizo. Oh, aunque probablemente no necesite mencionarle esto a ustedes, el hechizo no funciona en brujas o hechiceros, excepto en el caso que lo usen en ustedes mismos. Así que si quieren que su madre se olvide de servir hígado de ternero para la cena, no funcionará.”
Algunos gimieron al mencionar comer hígado.
Sin embargo yo me pregunté, pensaría Kate que ella podría lanzar el hechizo en Dominic? O era una manera de advertirnos que sabía que él era un... Príncipe de la Oscuridad?
“Una vez que memoricemos el hechizo, sobre quién lo probaremos?” Kate preguntó.
“He alineado algunos humanos voluntarios para tomar parte en nuestra práctica de hoy.”
La Señora Robertson apuntó hacia la puerta. Doce hombres y cinco mujeres caminaron dentro del salón.
“Temo que estoy corta de una persona, no sabiendo que teníamos nuevo estudiante. Ahora, estas damas y estos caballeros les dirán que les está molestando, y ustedes aclararán sus mentes de sus preocupaciones. Dependiendo en cuan fuerte sea su lanzamiento de hechizo, ellos podrán liberar sus memorias de la preocupación por unos pocos minutos o por varias horas.”
Volviéndose a la pizarra purpúrea, ella garabateó el hechizo en ella. “Ahora, escojan un humano voluntario para trabajar con él, y cuando todo el mundo haya acabado, veremos que tan bien lo hizo.”
Las sillas rasparon a lo largo del suelo de linóleo. Pero Kate en vez de dirigirse a un humano, ella encabezó derecha hacia Dominic.
Traté de interceptarla, pero la profesora dijo, “Está bien, Kate. Si nadie falla con el hechizo, le daremos a Dominic un intento.”
“Cómo nuevo estudiante, no sería mejor si le diéramos la chance de hacerlo primero? Le cederé mi voluntario para que vaya primero.”
“Bueno, por supuesto. Eso es atento de tu parte, querida.”
Atento, mi pie. Kate sabía que Dominic era un vampiro. No un hechicero. Ella estaba segura de que fallaría. Mi sangre absolutamente chisporroteó por la rabia.
Dominic arqueó su cabeza ligeramente a Kate. Una sonrisa delgada se arrastró por su cara.
Él se volvió a uno de los hombres mientras yo tuve lugar delante de una de las mujeres. Intenté concentrarme en preguntarle a mi voluntaria cual era su preocupación así podría liberarla de ella, mientras trataba de ignorar el trabajo de Dominic a mi lado. Necesitaba primero aclarar mi preocupación, pero dudé que el hechizo funcionara en mí, tan ansiosa como me sentía.
La alta mujer, usando un largo vestido negro, sobresalía por encima de mí por unas buenas seis pulgadas. Su cabello negro estaba sujeto en un tirante moño, y ella parecía pálida, excepto por el labial rojo cubriendo sus delgados labios. Ella definitivamente parecía una Gótica mayor. Ella me estudió por un momento, luego dijo solamente para mi oído. “Mi preocupación, bruja, es que no sufras lo suficiente como mi maestra me ordenó.”
Instantáneamente, mi piel se enfrió como si hubiera sido sumergida en una piscina de agua congelada. La sangre subió a mis oídos, olvidé el hechizo, y los huesos de mis piernas se disolvieron.
Todo después de eso pareció pasar todo de una.
Un siseo gutural escapó de los labios de Dominic, Kate abrió la boca, y mi voluntario mujer arremetió contra mí con una perversa daga afilada.

TRADUCIDO POR MI ♥

dae_bb  – (28 de julio de 2009, 12:24)  

no puede quedar asi, esto es una tortura...no puedo esperar para saber que va a pasar...me voy a morir esperando el proximo capitulo.

¡GRACIAS POR LA TRADUCCION!

***chivis***  – (28 de julio de 2009, 14:40)  

guau!!! ya quiero saber q pasa, ustedes son malvadas, lews gusta dejarme con la duda verdad? T.T

ya quiero ver la conti!!! Y_Y

V¡V¡@n@  – (29 de julio de 2009, 12:13)  

HOLA TIENES PREMIO EN MI BLOG PASA POR EL, LA HISTORIA ES GENIAL!!

V¡V¡@n@  – (29 de julio de 2009, 12:18)  

MI BLOG ES http://ezvvastar.blogspot.com/ XD

Lucía  – (29 de julio de 2009, 17:11)  

graaaaaacias!!!!!!!! el viernes me pongo al dia con sus blog y premios ♥

Publicar un comentario

  © Diseño LuxLune by JenV 2010

Back to TOP