Capítulo 14 / El vampiro en mis sueños

Capítulo Catorce
MARISSA
Tan pronto como Joshua lanzó el hechizo de luz, mi corazón se detuvo. La mortal saeta de luz blanco fue disparada desde el techo, golpeando a Dominic con tal fuerza, que colapsó inmediatamente.
Kate y yo chillamos y corrimos al cuerpo ovillado de Dominic.
Busqué su pulso, pero no había ninguno. Su rostro era de un blanco cadavérico y todavía estaba como si estuviera muerto, su cabello alborotado como si hubiera sido llenado por miles de átomos de electricidad estática. Sollocé, luego dirigí mi ira hacia Joshua. “Serás destruido por las brujas y los hechiceros del Concejo por esto,” me desahogué.
Mis palabras sonaron pobres considerando cuan devastada y furiosa me sentía. Dí un gran salto hacia delante y él me lanzó una sonrisa siniestra, su una vez hermoso rostro cambió a una máscara de algo vil.
El Consejo no toleraba asesinatos hechos por hechiceros o brujas de ningún modo. Ellos lo permitían en el más extremo caso de defensa propia, pero esto no era auto-defensa. Esto era un completo y total asesinato y deseé que friera. Por otra parte, no quería esperar a que ellos llevaran a cabo el largo procedimiento. Quería matarlo yo misma.
La sarcástica mirada en su rostro hizo que mi angustia se transformara en rabia. Sin pensar, lo ataqué. Con mis inexistentes uñas, intenté rasguñar su cara mientras lágrimas empañaban mis ojos y el corazón se me apiñaba en la garganta. No podía conjurar ningún hechizo para herirlo, estaba tan consternada.
Agarrando mis muñecas, él previno cualquier daño que le pudiera hacer y me dio otra soberbia sonrisa la cual elevó mi rabia más alto aún. “Una bruja nunca será tan fuerte como un hechicero,” él dijo simplemente.
Si pudiera, hubiera extendido los colmillos como podía Dominic y hubiera desgarrado la garganta de Joshua. Mi cuerpo entero vibró por la furia, y me esforcé para liberarme de la bestia para poder asesinarlo.
Joshua respondió besándome en el cuello, shockeándome y enfermándome. La adrenalina fluía a través de mí, llenándome con energía para luchar contra el bastardo. Pero mi mente estaba tan perturbada por la muerte de Dominic, que no podía enfocar mis pensamientos en que hacer con Joshua.
“Ahora irás conmigo al baile.” Joshua me empujó a un lado, y caí de espaldas, dándome un fuerte golpe, sacándome el aire.
Para el momento en que me puse de pie, él había cerrado la puerta en su precipitado éxodo.
Tenía que estar loco! Acababa de asesinar a Dominic! Pensó que lo dejarían escaparse así como si nada?
Kate estaba arrodillada al lado de Dominic, sosteniendo en su mano la de él. Corrí para unirme a ellos.
Ella susurró, “No quise decir nada mientras Joshua estuviera aquí porque quizá hubiera lanzado otro hechizo asesino, pero los dedos de Dominic se doblaron uno segundos atrás.”
“Oh mi Dios! Dominic,” Lo llamé, lágrimas abarrotando mi garganta. Apreté su otra mano, pero no pude encontrar su pulso. “Estás segura, Kate? Estás segura de que no fue tu imaginación?”
“Ellos no pueden morir de este modo, cierto? No fue una de las maneras que discutimos,” Kate dijo, su voz calmada como deseé que estuviera la mía, pero sus ojos estaban empañados, también.
Mirando fijamente a su forma sin vida, probé los pensamientos de Dominic, pero no había ninguno. Su cerebro estaba tan muerto con su cuerpo. No había ninguna pared para bloquear mis pruebas, simplemente nada. Sollocé, incapaz de contener mi tristeza por más tiempo.
Kate extendió su mano y dio palmaditas en mi brazo. “Él es inmortal, Marissa. Quizá lleva más tiempo curarse después de haber sido herido tan gravemente.”
“Fatalmente!” La corregí, no queriendo gritarle, pero no pude evitarlo. Se suponía que tenía que proteger a Dominic. Cómo podía haber permitido que esto pasara? Era toda mi culpa que Joshua decidiera venir por mí. No lo había manejado bien. Por qué Dominic había confiando en mí? Era una fracasada en todo lo que hacía, y ahora...
Más lágrimas bajaron por mis mejillas. Ahora Lynetta seguramente vendría tras Kate y yo, también.
Rezando por que Kate tuviera razón, pasé mi mano por su fría mejilla, me incliné hacia delante buscando alguna señal de respiración. Ni un susurro de aliento.
“Lo mataré.”
“Marissa, tienes que controlar tus emociones. Nuestros profesores y padres nos dicen eso todo el tiempo-si nosotros no manejamos nuestros sentimientos, usaremos nuestras habilidades de bruja para dañar a alguien.”
“Lo mataré.” Busqué a través de sus empañados ojos. “Mataré a Joshua por lo que ha hecho.” Mi cabeza latió con la sangre apresurándose hacia ella, y estaba medio fuera de mi mente con una mezcla de pesar y rabia.
“Tenemos que dejar que el Consejo se encargue de él. Pero creo q necesitamos esperar antes de reportarlo. Qué si les decimos que él mató a Dominic, luego Dominic repentinamente aparece tan saludable como antes? Estaríamos en un abundante y caliente guano de murciélago.”
Me puse de pie y dejé la habitación para concentrarme mientras Kate se me pegaba. Intenté de lanzar el hechizo tranquilizante sobre mí, cualquier cosa para mantener mi rabia bajo control.
Kate asintió, su rostro todavía tenso, pero ella frotó mi brazo, tratando de consolarme. “Eso es chica. Soportaremos esto de algún modo.”
Lo que sonó como un casi inaudible gemido vino de la sala.
“Dominic!” Corrí hacia él y caí sobre mis rodillas. “Dominic!” Sostuve su mano y besé su mejilla, mis lágrimas mojando su rostro. Sus párpados se agitaron pero luego se aquietaron. Un débil latido pulsó en su muñeca.
Levanté la vista hasta Kate y ella mostró una pequeña sonrisa.
“Oh, Kate, quizá tenías razón. Dejémoslo arriba en la habitación de invitados.” No le podía hacer lo que pretendía hacer con él. Ella nos tendría que dejar solos y cuidar la pizza. Quizá mi sangre ayudara a revivir a Dominic una vez que él hubiera vuelto en sí. Pero no podía dejar que se alimentara de mí frente a Kate.
Antes de que se nos uniera, levanté a Dominic del suelo sin ayuda. Ella me miró fijamente con escepticismo. “Quizá es más liviano por la herida,” ella dijo, tratando de explicar el extraño fenómeno.
“Déjame llevarlo entonces.” Kate era más alta y más fuerte que yo. Entre las dos, ella sería más capaz de llevarlo. Pero tan pronto como le entregué el cuerpo sin vida de Dominic, pude ver que ella no tenía mi fuerza. Sus rodillas se doblaron cuando intentó no dejarlo caer de tal altura. Inmediatamente pasé mis brazos debajo de él y alcé su peso de Kate.
“Otra habilidad,” Kate dijo bajo su respiración, impresionada.
“Si soy físicamente más fuerte que tú,” dije, mi mente corriendo con la idea, “no sería más fuerte o tan fuerte como un hechicero ahora?” La consecuencia me asustó como el infierno.
“No lo sé. Qué estás pensando?”
Cargando a Dominic, comencé a subir las escaleras. “Por qué no me pude liberar de Joshua? Él me recordó que las brujas éramos físicamente más débiles que los hechiceros, pero si tengo esta habilidad vampírica, por qué no fui mas fui más fuerte contra él?”
“Quizá tu fuerza adicional no es todavía lo suficientemente fuerte para luchar contra un hechicero,” Kate razonó, pero pude ver que no estaba segura de que esa fuera la explicación tampoco.
“Quizá.” No lo creía, pero no quería siquiera considerar la otra posibilidad. Que si... sacudí mi cabeza. No había modo de que Joshua hubiera sido convertido, también. No hubiera extendido sus caninos?
Cuando llegamos a la habitación de huéspedes, Kate encendió la luz por mí, aunque no tenía el corazón para decirle que no la necesitaba. Ella todavía lo hacía. Luego me dí cuenta que había olvidado decirle de esa nueva habilidad que tenía, también.
“Ansías su sangre?” Kate preguntó repentinamente.
“No gracias a Dios.” Dejé a Dominic sobre la cama, luego lo cubrí con un pedazo de colcha que mi madre había bordado amorosamente. Nunca en un millón de años mi madre habría pensado que un casi vampiro descansaría debajo de ella un año después.
Kate suspiró profundamente.
Sentí su alivio, pero hasta que Dominic no estuviera hablando, no podría pensar en nada más. “Escucha, puedes cuidar la pizza?” Estoy segura que cuando esté pronta, Dominic necesitará nutrientes. Pero solamente si no está achicharrada.”
Kate intentó sonreír. “Está bien. Pero no siempre quemo mi comida.”
Le sonreí. “No siempre.” Pero casi siempre.
Cuando dejó la habitación, cerré la puerta detrás de ella y la trabé.
Regresé a la cama y me senté en el colchón al lado de Dominic. Todavía querría besarme como lo había querido antes de que Joshua lo golpeara con el relámpago luminoso?
“Sí,” respondió telepáticamente, su palabra suave y amorosa.
“Dominic?” Besé su frente, sus mejillas, sus labios. Las esquinas de su boca se elevaron ligeramente, pero no me besó en respuesta. “Dominic, puedes abrir tus ojos?”
“Solo mi mente para ti, mi amor.”
“Vivirás?”
“Lo suficiente para matar a Joshua.” Aunque su respuesta sonó cansada, todavía tenía el filo del veneno.
“No puedes. Demonios. No puedes incluso ser visto por él nuevamente. Sabrá que no eres normal.”
Las cejas de Dominic se elevaron ligeramente, pero siguió sin abrir los ojos.
Besé sus labios nuevamente. “No quise decirlo como sonó.” Acaricié su brazo, luego solté su cabello de la cuerda de cuero y pasé mis dedos a través de las hebras de seda. “Ayudará si te doy algo de mi sangre? Te hará más fuerte?”
Él no respondió. Descansé mi cabeza sobre su pecho y escuché el golpe débil de su corazón. “Habría matado a Joshua yo misma,” Murmuré contra Dominic.
Su mano barrio mi espalda, pero no había fuerza en su caricia.
“Mantente lejos de él, Marissa.”
“Después de lo que te hizo-”
“No reaccioné lo suficientemente rápido a su hechizo. Acabo de ganar estas habilidades de hechicero y no estoy acostumbrado a llamarlas para ayudarme. Además, él es un hechicero de clases avanzadas.”
“Pero tú también!”
“Sí, pero como dije, no estoy acostumbrado a tener esta habilidad. Me toma tiempo recordar lo hechizos, lanzarlos, y reaccionar a aquellos que han sido lanzados. Tú no estás en clase avanzada, así que mantente lejos de él.”
Mi espalda se agarrotó, y él intentó tranquilizarme acariciándome tiernamente. Pero no estaba de humor para ser aplacada. “Qué estabas planeando hacer a Lynetta esta noche?”
Sus pensamientos permanecieron en silencio.
“No puedes hacer lo que sea que tenías planeado, no del modo en el que has sido herido.” Cuando no respondió, “Si hubieras hecho lo que te había dicho y te hubieras quedado en la cocina, nada de esto hubiera pasado.”
“Estás diciendo que disfrutaste su beso?”
Mi ira instantáneamente se reavivó, me senté en la cama. Sus oscuros ojos marrones brillaban hacia mí, pero yo fruncí el ceño en respuesta, furiosa. Semejante idea!
Sacudí mi cabeza. “Si no mantienes esos celos bajo control, no habrá nada entre nosotros.” Antes de poderse extender y detenerme, me puse de pie. “Descansa. La pizza estará pronta en unos minutes. Cuando tengas la fuerza suficiente, únetenos.”
“Marissa.”
No podía soportar su súplica en un momento y al otro oírlo diciendo cosas odiosas. No se suponía que debería estar feliz porque estuviera vivo otra vez? Lo estaba. Casi no me importaban estos ataques de celos que él tenía. Y realmente no me gustaba esa sugerencia de que hubiera disfrutado el beso de Joshua. Cómo podría Dominic pensar algo como eso después de que Joshua casi lo asesinaba?
“Yo te... te veré más tarde.” Crucé el suelo hasta la puerta, la destrabé y la abrí.
Kate sostuvo con su mano la puerta, lista para golpearla, y ahogué un grito.
Ella sonrió, su temblorosa. “La pizza está pronta. Cómo está Dominic?”
Cruzando mis brazos, Simplemente dije, “Intratable.”
Ella echó un vistazo a la habitación. “Eso es bueno, no es cierto?”
No, yo no pensaba eso en absoluto.
“Si él se siente… bueno, arisco, eso significa que se está recuperando,” Kate dijo. “Mamá siempre dice eso sobre papá. Primero, piensas que está muriendo y que es el bebé más grande de todos cuando está enfermo, y luego la próxima cosa que sabes, es que es un ogro, con demandas y todo.”


“Seguro.” Cerré la puerta, y nos encaminamos hacia las escaleras. “Entonces, cuánto tiempo estuviste escuchando detrás de la puerta?”
Los ojos de Kate se agrandaron y fingió estar herida porque yo pensara tal cosa de ella.
Tironeé de un rubio rizo flotando encima de su hombro. “Cuánto tiempo?” No le permitiría escaparse pretendiendo de que no había estado espiando.
“Parecía ser una conversación de un solo lado.”
Sonreí, agradecida que Kate no hubiera escuchado demasiado, entonces.
“Tú sabes, quizá querrías ablandarte un poco con Dominic. Él no puede evitar por estar tan enamorado de ti no querer que otros chicos tomen ventaja de vos. Cómo te hubieras sentido si Lynetta hubiera besado a Dominic en contra de su voluntad?”
Mis manos se apuñaron a mis lados. “Hubiera querido matarla.”
“Sí, exacto. Entonces ahora ves como se siente Dominic sobre ti?”
Asentí, mi estómago revuelto con culpa.
“Entonces él no tenía opción, realmente.”
“Simplemente no quería que saliera lastimado, o revelar lo que realmente era. Qué si Joshua hubiera aprendido que Dominic era un... Príncipe de la Oscuridad?” Me detuve al final del pasillo. “Le diré que lo siento. Solo sirve la pizza, y bajaré en un minuto.”
Kate pasó su brazo alrededor de mí y me abrazó. “Te veo en un segundo.”
Gracias a Dios que Kate siempre, bueno, casi siempre, era un pilar de sabiduría cuando las emociones se apoderaban de mí.
Avancé a zancadas hasta la habitación, deseando que Dominic no estuviera tan molesto por mi horrible comportamiento. Cuando abrí la puerta, mi corazón se detuvo muerto.
La cama estaba vacía.

TRADUCIDO POR Mí♥

~Ang~ εїз  – (10 de agosto de 2009, 21:55)  

Te he dejado un premio en mi blog. Link: http://twilight-ang-sagacrep.blogspot.com/2009/08/premio-al-blog-genial.html

Me encanta el fondo del blog!! sE ve lindo!!

Publicar un comentario

  © Diseño LuxLune by JenV 2010

Back to TOP