Friday Night Bites / Capítulo 25 EL FINAL

CAPÍTULO VEINTICINCO

EL REY Y YO


La noche siguiente llegó cálida y despejada. La casa estaba en silencio cuando llegué abajo, beeper y espada en mano. Atrapé una botella de zumo de la heladera de Mallory, evitando la última bolsa de sangre, la bebida que había tenido la noche anterior me había saciado totalmente o quitado las ganas de más.

No es que hubiera sido horrible.

Porque no había sido horrible.

Y ese era el pensamiento que repetía una y otra vez en mi cabeza mientras conducía al sur de nuevo-cuán no-horrible había sido.

Mi beeper sonó justo cuando estacioné frente a la Casa. Lo desenganché y encontré, MTG U. AHORA. BLRM desplazándose en la pantalla.

Encantador. La Casa entera iba a ser llamada para discutir mi castigo, supuse, dado que la reunión iba a ser llevada a cabo en el salón de la Casa, en vez de cualquier otro lugar, no lo sé, más íntimo? Como la oficina de Ethan? Con solo él y yo presentes?

Refunfuñando, estacioné y cerré el coche, pensando que no estaba correctamente vestida para la humillación pública en mis jeans supervivientes y apretada remera negra. Mi traje Cadogan había sido destrozado, me puse la cosa más elegante que tenía en mi armario en la casa de Mal. Tuve que detenerme fuera de la verja, sin estar lista para el ataque.

“Todo un show.”

Levanté la vista, encontré a los guardias del RDI mirándome curiosamente. “Discúlpame?”

“Ayer a la noche,” el de la izquierda ofreció. Causó una buena dosis de caos.”

“No intencionalmente,” dije secamente, cambiando mi mirada de vuelta a la Casa. Normalmente hubiera estado emocionada por obtener conversación de los usuales silenciosos guardias, pero no sobre este tema.

“Buena suerte,” dijo el de la derecha.

Ofrecí la sonrisa más apreciativa que pude reunir, tomé aire, y me dirigí a la puerta.

Podía oír los sonidos de la reunión mientras subía por las escaleras hasta el segundo piso-el salón. El primer piso estaba en silencio, pero el eco del ruido del ambiente, las conversaciones de los vampiros, tos, arrastre de pies, descendía desde el salón de baile.

Las puertas se abrieron cuando llegué hasta ahí, una masa de vampiros Cadogan dentro. Habían noventa y ocho que residían en la Casa, y supuse que al menos dos tercios del grupo estaba aquí. Ethan, una vez más en su nítido traje negro, estaba de pie solo en una parte elevada en la parte delantera del salón. Nuestras miradas se encontraron y levantó una mano, silenciando a los vampiros. Las cabezas se voltearon, ojos en mí.

Tragué, apreté la espada que aún permanecía en mi mano y caminé dentro. No podía soportar verlos, ver si sus miradas eran acusadoras, insultantes, de miedo, por lo que mantuve mis ojos en Ethan, la multitud dividiéndose alrededor de mí mientras caminaba a través de la habitación.

No negaba que, como Maestro, él necesitaba lidiar conmigo, que (cortado)

Los finales vampiros se separaron, y encontré ojos consoladores en Lindsey, quien ofreció una sonrisa compasiva antes de voltear su rostro a Ethan. Caminé hasta la parte elevada, me paré delante de él, y levanté la vista.

Me devolvió la mirada por un momento, expresión cuidadosamente en blanco, antes de dirigir su mirada a la multitud. Les sonrió, y me aparté a un lado para no bloquearle la vista.

“No acabamos de hacer esto?” preguntó con una sonrisa. Los vampiros rieron apreciativamente. Mis mejillas llenándose de calor.


“Me debato,” les dijo, “en si debería ofrecerles una larga disertación sobre el por qué de los últimos eventos de la noche. Los biológicos y psicológicos precursores. El echo de que Merit me defendió contra un ataque de uno de los nuestros. Y hablando de eso, lamento informarles, que Peter no es más miembro de la Casa Cadogan.”


Los vampiros se quedaron sin aliento, susurros regándose por la multitud.

“Pero lo más importante,” dijo, “el ataque de Celina Desaulniers, que condujo directamente al incidente de aquí. Les voy a decir mis conclusiones, aconsejándoles a todos que sean conscientes de su entorno. Si bien es posible que Celina haya escogido un solo objetivo, puede tener una venganza contra los vampiros Cadogan, los vampiros de Chicago, los vampiros de las Casas en general. Si están fuera de los terrenos, sean cuidadosos. Y si oyen algo respecto a sus actividades o sus movimientos, contáctenme a mí, Malik o Luc inmediatamente. No les estoy pidiendo que sean espías. Les pido que sean cuidadosos, y que no desperdicien la inmortalidad con la que han sido dotados.”

Ruidos disonantes de “Liege” se hicieron eco a través del salón.

“Y ahora la cuestión a mano,” dijo, mirada cayendo en (cortado)

Tuve que trabajar para mantener alejado el shock de mi cara, eso había sido todo un anuncio para hacer a una habitación llenas de vampiros que habían visto lo que había hecho.

“Ustedes tomarán sus propias decisiones. Ella es su hermana, y ustedes deben tomar sus propias decisiones, llegar a sus propias conclusiones, al igual que lo harían con cualquier otro miembro de esta Casa. Eso dicho, puede ser difícil tomar esas decisiones si apenas han tenido una oportunidad de verla.”

Bien, me gustaba la primer parte, pero no estaba emocionada por a dónde esto se estaba dirigiendo.

“Me han dicho que sería beneficioso tener un relacionador, permitirles conocerse entre ustedes socialmente, de llegar a conocerse entre ustedes fuera de los lazos de trabajo o deber.”

Lindsey, suspuse. La traidora. Apreté los dientes y lancé una mirada detrás de mí donde ella estaba de pie, sonriendo. Ondeó un dedo. Hice una nota mental para retarla tan pronto como tuviera la oportunidad.

“Por lo tanto,” dijo Ethan, encontrando mi mirada otra vez, “Merit va a poder apreciar mejor a los vampiros que ha jurado proteger, por lo que Merit va a poder llegar a conocer a todos como hermanos, y ustedes a ella, he decidido nombrarla como. . . Presidenta Social de la Casa Cadogan.”

Cerré mis ojos. Era un castigo ridículamente débil, lo sabía. Pero era también completamente humillante.

“Por supuesto, Helen y Merit pueden trabajar juntas para planear funciones que serán agradables para todas las fiestas.”

Ahora eso era simplemente cruel. Y él lo sabía, también, el tono sarcástico de su voz era una indicación. Abrí mis ojos de nuevo, (cortado)

“Liege,” dije, inclinando mi cabeza con Agradecida Condescendencia.

Ethan levantó una ceja dudosa, cruzó los brazos mientras escaneaba la multitud nuevamente. “Soy el primero en admitir que este no es el más . . . satisfactorio castigo.

Los vampiros soltaron una risita.

“No soy capaz, en este punto, de revelar los detalles que creo influenciarían sus opiniones, llegarían a las mismas conclusiones a las que yo he llegado. Pero hay pocos en los que confiaría con el deber de servir a esta Casa como Centinela. Y ella es la única a la que he asignado esa tarea. Permanecerá en esa posición, y permanecerá aquí, en la Casa Cadogan.”

Sonrió de nuevo, y esta vez les dio esa mirada perversa, de encanto varonil que probablemente incitara adoración entre los sujetos femeninos. “Y ella hará lo que pueda para garantizar que, como dicen, ‘No hay fiesta como las fiestas de Cadogan.’ ”

No pude evitar el bufido dudoso que se me escapó, pero la multitud, enamorada como estaban de su Maestro, hicieron sonar su acuerdo. Cuando el más fuerte de los aplausos se detuvo, anunció que se podían retirar, y después de un educado, y unificado “Liege,” salieron de la habitación.

“La Constitución prohíbe los castigos crueles e inusuales,” le dije cuando bajó del podio.

“Qué?” Preguntó inocentemente.

“Sacarte de la biblioteca? Creo que era su debido momento, Centinela.”

“Ahora que soy una real, y verdadera vampiro?”

“Algo como eso,” dijo ausente, frunciendo el ceño mientras sacaba un celular de su bolsillo. Lo abrió y escaneó la pantalla y lo que sea que estaba escrito en la pantalla, su expresión en blanco.

“Vamos,” fue todo lo que dijo. Y yo obedientemente lo seguí.

Lindsey, rezagada en la parte posterior de la multitud vampírica, me guiñó mientras pasaba. “Tu dijiste que querías abrirte socialmente,” susurró. “Y también te dije que él te quería.”

“Oh, obtendrás lo que viene por ti, Rubiecita,” le advertí, con el dedo índice apuntado en su dirección, y seguí a Ethan fuera de la habitación.

Él no habló, pero se abrió camino a través de los vampiros en las escaleras hacia el primer piso y luego fue hasta la puerta frontal. Curiosa, con la katana todavía en la mano, lo seguí fuera hasta el pórtico.

Una limusina estaba estacionada frente a la verja.

“Quién es?” Pregunté, de pie justo detrás de él.

“Gabriel,” dijo. “Gabriel Keene.”

Cabeza de la Manada Central de Norteamérica.

Jeff se había referido a él como el mayor alfa de los alfas. Cuando la puerta de la limusina se abrió, y puso los pies sobre la acera, entendí por qué.

Gabriel era alto, ancho de hombros, intensamente masculino. Con espeso cabello castaño tirando a rubio-aclarado por el sol que le llegaba a los hombros. Su confianza era evidente por la posición de sus hombros y la arrogancia en su caminar. llevaba jeans ceñidos y botas de motorista, incluso en la húmeda noche de primavera, tenía una chaqueta de cuero de conducción con cierre. Era guapo, casi ferozmente, ojos ámbar brillando, casi soñolientamente poderosos.

Este era un hombre que había probado todo lo que necesitaba probar y estaba ahora intentado entrar en acción, intentando dirigir a su gente, proteger a su gente.

“Hay más de tres mil cambiaformas en Norteamérica,” Ethan susurró, ojos en el hombre, en el cambiaformas, ante nosotros.
“Y él es la Cúspide, el alfa, entre ellos. Las Manadas Americanas son autónomas, por lo que es, para todos los intentos y propósitos, su rey. El político equivalente de Darius.”

Asentí, mantuve mi mirada en Gabriel.

Otra persona emergió de la limo, una encantadora morocha, (cortado)

Ella era verdadera, simple, encantadora.

Supuse que era Tonya, la esposa de Gabriel. El movimiento de la mano de él-la extendió hacia atrás, la descansó en la parte superior de la de ella, unieron sus dedos en su vientre hinchado, como si estuviera acunando a su hijo-lo confirmó.

“Sullivan,” Gabriel dijo, cuando caminaron por la acera y se detuvieron frente a nosotros.

Ethan asintió. “Keene. Esta es Merit. Está posicionada como Centinela.”

Una sonrisa arqueó una esquina de la boca de Gabriel. “Sé quien es ella.”

Como si estuviera presentando sus vulnerabilidades para mi inspección, giró de manera que Tonya estaba de pie a su lado, no detrás de él. Simbólico, pensé, y muy no-vampírico, esta elevación de familia.

“Esta es Tonya.” Sus dedos todavía unidos, frotó un pulgar sobre su vientre. “Y Connor.”

Le sonreí. “Es un placer conocerte.”

Su voz era dulcemente suave, se notaba un bajo indicio de acento sureño. “Encantada de conocerte, Merit.”

Cuando miré de vuelta a Gabriel, me miraba con unos ojos que juro que tenían remolinos azules y verdes, la Tierra entera y la existencia allí contenidas. Al igual que Nick. Lo miré fijamente, al reflujo hipnótico de ellos, y repentinamente entendí las diferencias entre nosotros.

Los vampiros eran criaturas de la noche, del frío, de la luz de la Luna-la punta de la arquitectura, y vacías, oscuras calles.

Los cambiaformas eran criaturas de la Tierra, de la luz del Sol, del Sol-grandes sabanas y césped de alturas hasta la rodilla.

Nosotros volamos; ellos corren.

Nosotros analizamos; ellos actúan.

Nosotros bebemos; ellos devoran.

No éramos enemigos, pero no éramos iguales.

No podía, no era capaz, de discutir con ese tipo de conocimiento. “Señor,” dije, mi voz apenas un susurro, mi mirada todavía en sus ojos.

Se rió, plena y guturalmente, parpadeé, y el hechizo se rompió. Pero aparentemente todavía no había terminado conmigo. Se inclinó hacia abajo y susurró, “No necesitamos formalidades, Gatita. Somos prácticamente familia, tú y yo, a pesar del drama.” Retrocedió, con el ceño fruncido y me miró a los ojos. Tenía la sensación de que estaba mirando a través de mí, delante de mí, a un futuro que no podía distinguir. El aire chispeó, magia fluyendo a nuestro alrededor. “Siempre los perdemos, no es cierto, siempre?”

No tenía idea que quería decir el mensaje críptico, o cómo responder, por lo que me quedé en silencio, lo dejé mirar a través de mí. De repente, el aire se aclaró, y se enderezó de nuevo. “Mierda. Qué podemos hacer nosotros sobre eso, cierto?”

Gabriel se volteó hacia Tonya, apretó su mano, la pregunta era aparentemente retórica. Cuando giró de nuevo, miró a Ethan.
“Estaremos de vuelta. La Manada ha sido convocada y planeamos reunirnos en Chicago. Estoy seguro de que has oído los rumores, pero por respeto a ti y a su pueblo quería informarle. También entiendo que ha habido últimamente un poco de drama, y me disculpo por eso.”


Esperó hasta que Ethan asintió cautelosamente antes de continuar. “Y quiero hablarte sobre cierta disposición para nuestra conferencia, si tienes tiempo.” Dirigió su mirada hacia mí. “Disposiciones de seguridad.”

Podía prácticamente oír las ruedas girando en la cabeza de Ethan mientras consideraba cuán útil sería eso. “Por supuesto.” Respondió.

Gabriel asintió, consideró a Ethan, luego me miró a mi de nuevo. Podía ver la evaluación en sus ojos, pero de qué, no lo sabía.

“Estaré en contacto,” dijo, luego se giró. Su mano en la espalda de Tonya, caminaros de vuelta al auto. Se subieron a él, la puerta de la limusina se cerró de nuevo, y ya se habían ido.

“Qué fue lo que dijo?”

Miré a Ethan. Él me miró, su cabeza inclinada hacia un lado, obviamente curioso. Desafortunadamente, aunque quisiera pasarle los chismes vampíricos, los comentarios de Gabriel habían sido completamente obtusos, por lo que difícilmente podría explicárselo. “Algo sobre nosotros siendo familia, él y yo?”

Ethan arqueó una ceja. “Familia? Y qué significa?”

Me encogí de hombros. “Solamente reporto los echos.”

Nos quedamos allí en silencio por un momento, la masa de l Casa detrás de nosotros una noche oscura de verano ante nosotros. Lo que sea que pensara él sobre eso, no lo compartió. Me pregunté sobre el comentario de Gabriel, sobre la pérdida inevitable.

Yo sabía que iba a llegar, sabía que me esperaba, que el demonio de ojos verdes a mi lado probablemente estaría involucrado en ello. Pero, no habiendo nada que pudiera hacer respecto a eso hoy, me sacudí el sentimiento, y volví hacia la puerta, dejándolo allí detrás de mí.

Unos pocos minutos después, en mi habitación, lo encontré yaciendo en el suelo de madera. Otro sobre carmesí, con el mismo peso, idéntico al otro. Lo recogí y lo abrí, y así como lo hice la primera vez, saqué una tarjeta marfil. El frente tenía una frase que había visto en la primera tarjeta: ESTÁS INVITADA.

Pero esta vez, cuando abrí la tarjeta, habían detalles sobre la fiesta: FUENTE BUCKINGHAM. MEDIANOCHE.

Miré fijamente la tarjeta en mi mano por un minuto entero, antes de ponerla nuevamente en el sobre y chequeé mi reloj. Eran las once y cuarenta.

Agarré mi espada, y me dirigí a la puerta. Había resuelto un misterio. Ya veríamos en que otro problema me podría meter.

FIN
------------------------------------------------------------------------------------

Salomé  – (3 de diciembre de 2009, 16:13)  

RAYOS!!!
que forma de dejar este último capitulo !!
excelente saga .. no hay más palabras ... =D

Gracias por la traducción, esperando unos cuantos 5 o 6 meses más para el proximo libro??, lo haré con paciencia . asi como lo haré mientras traduces =D.

saludos y hasta tu proxima traducción de otro libro y por supuesto de la continuación de esta saga.

Al  – (4 de diciembre de 2009, 7:55)  

woo:O que intriga para el siguiente libroo=D sera esoperado con ansias! y tambien tus estupendas traduccioness!!
Al.

Ashn  – (4 de diciembre de 2009, 16:10)  

Ooohhh dios mio¡¡¡
Menudo ultimo capi!!
Chicas habeis hecho un gran trabajo, como siempre XDD

Mil gracias por dejarnos poder leer esta saga, sin duda, no habria sido posible sin vosotras :p

Un beset a las dos¡

Camila  – (17 de diciembre de 2009, 17:19)  

jajaja es una crueldad terminar el último libro así por Dios!!
:D

muchas gracias, excelente traducción, he estado dos días enteros pegada a tu blog, a pesar del trabajo y la universidad XD

estaré pendiente del próximo libro, a ver que pasa

VaL.Moch  – (23 de enero de 2010, 10:59)  

ayyyy seee, el final te deja mal xddd las medias ansias por saber de que onda cn esa reunión *O*
lo único q no me gusto fue lo del quiebre cn Morgan u.u realmente me gusta el hahaha nosee esta super loca esa parte xdd

bueno gracias chicas por la traducción, se pasaron ^^ y a esperar en julio q sale el siguiente ;P

saludos;*

Publicar un comentario

  © Diseño LuxLune by JenV 2010

Back to TOP