Premio Union



Gracias Hann por el premio♥

1)Dar las gracias a quien te lo haya dado
2)Mostrarlo
3)Entregárselo a las personas que te han ayudado cuando lo necesitaste

-http://alisheadreams.blogspot.com
-http://elmundodehanna.blogspot.com
-http://www.jennotas.blogspot.com
-POR SUPUESTO A CHLOE ♥

BESSSSOS

Read more...

Concurso!


Se trata de un concurso simple para conseguir un ejemplar de La Bestia y pueden participar en el blog http://urbanfantasyblog.blogspot.com

Lo único que tienen que hacer para conseguir más puntos es:

4 oportunidades +: Deja un comentario sobre el concurso en el blog debajo de la entrada

10 oportunidades +: Promociona este sorteo en tu blog. El último día se comprobará si el enlace es correcto asi que, por favor, indicar la dirección del blog, una vez lo hayas añadido, bien como post, o subiendo la imagen del concurso.

15 oportunidades +: Hazte seguidor/a de ese blog. Si lo eres, indícales tu nombre de usuario para poder comprobarlo. Si no lo eres, ¿a qué esperas?

15 oportunidades +: Suscribiendote a ese blog.

¿Qué esperan para participar??

Read more...

Recomendación!!

Hola a todos!! Bueno aca les traigo una recomendación de un fanfic sobre Reneesme que está muy bien :D leí unos cuantos capítulos y cada vez se pone más interesante, así que esperan por ir a leer?? La escritora de esta historia se llama cintia y su blog es http://nocheeterna--cintia.blogspot.com

Photobucket

Y la historia la pueden leer aca: http://www.fanfiction.net/s/5104917/4/La_vida_de_Renesmee_Carlie_Cullen


Besos!!

Read more...

Traducido por: Sidonie

CAPÍTULO 15

LLUVIA


Tally se despertó con una mente de feo.

Era lo que ella solía llamar burbujeante—la luz grisácea de la mañana de alguna forma brillante y reluciente lo suficiente como para cortar carne. La lluvia golpeaba la ventana de Zane con medio-congeladas gotas maliciosas, tamborileando como uñas impacientes.

Pero a Tally no le importaba la lluvia. Difuminaba las torres y los jardines de la ciudad, reduciendo la vista a manchas grises y verdes, las luces de otras mansiones proyectaban aureolas en el cristal mojado.

El aguacero había empezado a finales de la noche de la fiesta, extinguiendo por completo la hoguera de los Crims, como si la Dra. Cable hubiera pedido a los cielos que acabara con su celebración. Durante los dos días siguientes, Tally y Zane habían estado atrapados dentro, sin posibilidad de hablar libremente entre las paredes inteligentes de la Mansión Pulcher. Ella tampoco había tenido la oportunidad de contarle sobre la explosión de viejos recuerdos de Shay, o sobre el encuentro con la Dra. Cable en el bosque. No es que ella estuviera esperando a revelar lo que le había confesado a Shay, o mencionar lo que la Dra. Cable le había contado sobre el pasado de Zane.

Esa mañana había traído otra montaña de mensajes, pero Tally no podía enfrentarse a ninguna petición más para unirse a los Crims. El derrumbamiento del estadio y los dos últimos días de cobertura mediática habían hecho de ellos la camarilla más importante en Ciudad Nueva Perfecta, pero un puñado de miembros nuevos era exactamente lo que los Crims no necesitaban, “Lo que ellos necesitaban era permanecer burbujeantes.” Tally se preocupaba, sin embargo, de que un tercer día atrapados dentro por la lluvia aburriría a todo el mundo volviendo a ser cabezas-perfectas.

Zane ya estaba despierto, bebiendo a sorbos café y mirando fijamente por la ventana, acariciando ausentemente su pulsera con un dedo. Él miró hacia ella cuando se movió, pero no hizo ningún sonido. El silencio entre ellos desde que les habían puesto las pulseras había sido cómplice, sus secretos susurrados íntimamente, pero Tally se preguntaba si el hablar tan bajito los estaba alejando gradualmente el uno del otro. Shay había tenido razón en una cosa: Tally apenas conocía a Zane antes de aquel día en el que escalaron la torre. Lo que la Dra. Cable le había dicho hizo darse cuenta a Tally que aún no lo conocía muy bien.

Pero una vez las pulseras estuvieran desactivadas y ellos estuvieran fuera de la ciudad, sus recuerdos se liberarían de la confusión del aturdimiento-de-perfectos, no habría nada que les impidiera contarse todo el uno al otro.

“Tiempo fraudulento, ¿huh?” dijo ella.

“Sólo unos cuantos grados menos y podría nevar.”

Tally se animó. “Si, la nieve sería totalmente algo-perfecto.” Ella cogió una camiseta sucia del suelo, hizo una bola con ella, y se la lanzó a la cabeza. “¡Guerra de bolas de nieve!”

Él dejó que le golpeara, sonriendo suavemente. El dolor de cabeza de Zane de la noche de la fiesta había pasado, pero lo había dejado de un humor serio. Sin haber dicho una palabra, ambos sabían que tendrían que huir pronto de la ciudad.

Todo es cuestión de las pulseras.

Tally le dio un tirón experimental. Se deslizó de su muñeca a su mano, faltando sólo unos centímetros para salir. Ella casi no había comido nada el día anterior, decidida a reducirse a nada si eso era lo que se requería para conseguir sacarla, aunque Tally se preguntaba si sería alguna vez lo suficientemente delgada. La circunferencia de la pulsera parecía más pequeña que la anchura de los huesos de su mano, una medida que ningún grado de hambre iba a cambiar. Ella miró fijamente las marcas rojas provocadas por el metal. El gran hueso de la articulación de su pulgar izquierdo era la mayor parte del problema. Tally se imaginó tirando del pulgar hacia atrás lo suficientemente fuerte para partir en dos el hueso, dejando espacio para que la pulsera saliera, y no podía imaginar nada más doloroso.

Una llamada vino desde la puerta, y Tally suspiró. Alguien se había hartado de ser ignorado y había venido en persona.

“Nosotros no estamos aquí, ¿no?” dijo Zane.

Tally se encogió de hombros. No si fuese Shay, o alguien que quisiera intentar entrar en los Crims. Ahora que lo pensaba, no había nadie a quien ella estuviera de humor para ver.

La llamada se repitió.

“¿Quién es, de todos modos?” Tally preguntó a la habitación, pero la habitación no lo sabía. Lo que significaba que quienquiera que fuese no llevaba su anillo de comunicación.

“Eso es… interesante,” dijo Zane. Ellos se miraron el uno al otro durante un momento, y Tally sintió al momento que la curiosidad podía más que ellos.

“Okay, abre,” le dijo ella a la habitación.

La puerta se deslizó hacia un lado para revelar a Fausto, que parecía un gato lanzado a un río. Su pelo estaba pegado a su cabeza, su ropa empapada, pero sus ojos estaban brillantes. Bajo su brazo llevaba dos aerotablas, sus superficies rugosas chorreando agua en el suelo.

Él entró en la habitación sin decir una palabra y dejó caer las tablas. Ellas se pararon suspendidas en el aire a la altura de la rodilla, mientras Fausto sacaba cuatro brazaletes protectores y dos sensores ventrales de sus bolsillos. Él cogió una de las tablas y la giró, señalando el panel de acceso de su bajo. Tally se estiró en la cama para conseguir una mejor vista. Las tuercas de seguridad del panel estaban desmontadas, y dos cables rojos serpenteaban fuera, sus puntas entrelazadas juntas y selladas con cinta adhesiva negra.

Fausto hizo como que tiraba de los cables hacia un lado, luego abrió sus manos en un gesto que quería decir, ¿Dónde está?. Sonrió burlonamente.

Tally asintió lentamente. Fausto aún estaba burbujeante desde el desprendimiento, su tatuaje de destellos centelleaba. Al menos, él no había malgastado los últimos días y noches de lluvia. Esas tablas estaban trucadas al estilo-de-los-feos. Cuando los cables eran desconectados, sus gobernadores y rastreadores fallaban, liberando las tablas del interfaz de la ciudad.

Una vez ellos se hubieran desecho de las pulseras, Zane y Tally podrían viajar a cualquier sitio que quisiesen.

“Imponente,” dijo ella en voz alta, sin importarle si las paredes lo oían.

Ellos no esperaron a que saliera el sol.

Volar a través de la lluvia era como estar bajo una ducha helada. El hueco de la pared había escupido gafas protectoras y zapatos adherentes de forma que era posible permanecer sobre la tabla, pero sólo apenas. Los fuertes vientos aplastaron el empapado abrigo de invierno de Tally contra su piel, tirando su capucha hacia atrás de su cabeza y amenazando con caerla en cada giro.

Sus reflejos de los días de fea no habían desaparecido, a pesar de todo. Más bien, la operación había mejorado su equilibrio, y la lluvia casi helada mantenía a Tally lejos de caer en una confusión de perfecto, incluso con el termostato de su abrigo al máximo. Con el palpitar de su corazón y el castañear de sus dientes, su mente permaneció clara como el cristal.

Zane y ella salieron disparados hacia le río a la altura de las copas de los árboles, siguiendo el sinuoso recorrido del Parque Denzel. Las ramas bailaban en el viento bajo ellos, como manos agitándose tratando de alcanzarlos y arrastrarlos hacia abajo. A medida que Tally se inclinaba en los giros, cortando el viento con sus manos, las últimas trazas de su aturdimiento-de-perfecta matutino desaparecían. El peso del sensor sujeto a su anillo ventral – el cual le decía a la tabla dónde estaba su centro de gravedad – trajo recuerdos de las expediciones a las Ruinas Oxidadas con Shay, recordándole cuán fácil había sido escaparse fuera de la ciudad en los días de feos.

Sólo la ineludible presencia de la pulsera de comunicación estropeaba su humor. Los brazaletes de protección eran lo suficientemente grandes para encajar sobre la anilla metálica, su suave plástico inteligente se ajustaba a su forma. Sin embargo, Tally se imaginó la esposa cortando su carne.

Ellos alcanzaron el río y giraron para seguir por él, pasando a ras bajo los puentes, su tabla palmeaba las cabrillas revueltas arremolinadas por el viento. Riéndose maníacamente, Zane se situó delante de Tally y descendió la cola de su tabla hasta el agua, enviando una pared de salpicaduras de agua.
Ella se agachó sobre su tabla, esquivando lo peor del agua, y la inclinó hacia delante para lanzarse hacia la delantera. Encauzándose a través del camino de Zane, ella palmeó el río con su tabla, levantando una pared de agua delante de él. Ella lo escuchó gritar de alegría cuando pasó volando en seguida a través de ella.

Empapada y jadeando fuerte, Tally se preguntó si eso es lo que sería ser una Especial – sus sentidos agudos, cada momento intenso, su cuerpo una perfecta máquina puesta a punto. Ella recordó a Maddy y Az diciendo que los Especiales no tenían las lesiones – ellos estaban curados.

Por supuesto, había un precio que pagar para ser Especial – el pequeño asunto de un nuevo rostro: dientes como un lobo y ojos fríos y apagados que aterrorizan a todo aquel que te cruces. Y el look de película de terror no es nada comparado con tener que trabajar para Circunstancias Especiales – rastreando feos fugados y aplastando a cualquiera por el que la ciudad se sienta amenazada.

¿Y qué si la operación a Especial cambia tu mente de alguna otra forma: haciéndote obediente en vez de cabeza-hueca? Con toda esa velocidad y fuerza, huir de la ciudad sería fácil, pero ¿qué si la operación pone algo como la pulsera dentro de ti, algo que siempre les diría dónde estuvieras?

Una tromba de agua le recordó a Tally mantener su mente en el juego, y ella salió disparada alto en el aire, planeando sobre un puente. Zane estaba mirando atrás con incertidumbre, tratando de averiguar por donde desapareció ella.

Tally descendió justo delante de él, golpeando el río con un sonido como el de una cara siendo bofeteada, lanzando una explosión de agua. Pero ello supo instantáneamente que había golpeado a demasiada velocidad. A esa velocidad, el agua era tan dura como el hormigón, y sus pies se resbalaron con el impacto – Tally sintió como se resbalaba…

Ella se estuvo cayendo por un momento, entonces los brazaletes de seguridad tiraron, agarrando sus muñecas cruelmente y girándola en una parada segura.

Ella terminó hundida hasta la cintura en el agua helada, colgada de los brazaletes, gritando mientras descubría un nuevo nivel más amplio de estar empapada. Ella se alegró al ver que su ataque también volcó a Zane.

“Un moviendo realmente burbujeante, Flacucha,” gritó él, tirando de si mismo de vuelta a su aerotabla. Demasiada falta de aliento para contestar, se arrastró sobre la suya y se tumbó sobre su estómago, riendo. Ambos sin decir una palabra navegaron hacia el suelo para recuperar su aliento.

Sobre la fangosa orilla, ellos se acurrucaron cerca buscando calor. Su corazón aún palpitaba, la extensión de la lluvia cayendo se extendía delante de ellos como un campo de flores centelleantes.

“Que hermoso,” dijo Tally, tratando de imaginar lo que sería estar con Zane en plena naturaleza, sintiéndose cada día de esa forma, libre de las restricciones de la ciudad de adormecer la mente.

Su muñeca estaba palpitando, y ella se quitó el brazalete de seguridad para echar un vistazo. En la caída, la pulsera metálica había cortado su piel. Tally le dio un tirón, pero incluso con su piel mojada, se paró en su punto habitual.

“Aún se atasca,” dijo ella.

Zane cogió su mano y dijo suavemente, “No la empujes, Tally.” Él cubrió la pulsera con su abrigo y susurró, “Sólo conseguirás que se hinche tu muñeca.”

Ella juró, tirando de su capucha. La lluvia golpeaba sobre el plástico, como impacientes dedos tamborileando sobre su cabeza. “Pensaba que tal vez con el agua…”

“Nah. El frío hace que los metales se contraigan, así que probablemente ellas se ciñan más aquí fuera.”

Tally miró a Zane, alzando una ceja. “Así que,” ella susurró, “¿se hacen más grandes cuando se calientan?”

Él estuvo callado durante un momento. Entonces, tan suave que ella apenas pudo oirlo en la lluvia, él susurró, “¿Si ellas se calientan realmente? Supongo que se harán un poco más grandes?”

“¿Cuánto?”

Él se encogió de hombros, el gesto casi invisible bajo su abrigo de invierno, aunque él estába interesado ahora. “¿Cuánto calor puedes resistir?”

“No estás hablando de una vela, ¿verdad?”

Zane negó con su cabeza. “Algo mucho más caliente que eso. Algo que podamos controlar, así pues no achicharraremos nuestras manos. A pesar de todo, aún nos quemaríamos.

Ella miró el bulto en su manga y suspiró. “A golpes rompiendo tu propio pulgar, supongo”

“¿Haciendo qué?”

“Sólo algo que estaba…” Su voz se fue apagando.

La mirada de Zane siguió la de Tally a través del río. En la orilla de enfrente, dos figuras sobre aerotablas estaban observándolos, sin rostro en sus impermeables con capuchas.

Tally luchó para mantener su voz baja. “¿Smokies?”

Zane negó con su cabeza. “Esas son chaquetas de residencia.”

“¿Qué estarán haciendo ciudadanos feos fuera con esta lluvia?”

Él se levantó. “Quizás deberíamos preguntar.”

Read more...

Preeeeemios!

PREMIO AMISTAD!!



Gracias http://crepusculoymuchomas.blogspot.com y a http://worldblood.blogspot.com

3- Entregar el premio a las personas que son especiales para ti, tengan o no tengan blog:

CHLOEEEEEEEEE ESTE ES ESPECIALMENTE PARA VOS♥ TE QUIERO!

PREMIO AL ESFUERZO PERSONAL



Gracias a: http://crepusculoymuchomas.blogspot.com/ y a http://criaturas-dela-noche.blogspot.com

PREMIO LOCAS ENAMORADAS!

Porque reímos, lloramos, sufrimos, y nos enamoramos con cada palabra impresa en los libros de nuestras historias favoritas.
Porque a través de ellas podemos ingresar a un mundo en el cual querríamos estar.
Porque somos conquistadas por los héroes de nuestras historias.
Porque quisiéramos ser las protagonistas de las mismas.
Y sobre todas los cosas porque nos atrevemos a soñar…

GRACIAS A http://crepusculoymuchomas.blogspot.com/



PREMIO ESFUERZO!



GRACIAS A IZA ♥

Y LOS PREMIOS VAN PARA:

http://darkpatience.blogspot.com
http://thestoriesofmidnight.blogspot.com
http://aventuravampirica.blogspot.com
http://www.secretoperdido.blogspot.com
http://twilightsinfronteras.blogspot.com

:D

Read more...

PERFECCIÓN // Capítulo 14

Traducido por: Juli

Tally regresó a la fiesta a los tropezones.
La fogata había crecido, y su fuego los había hecho formar un círculo amplio. Alguien había pedido troncos de turba de tamaño industrial, lo suficientemente grandes como para quemar todo el carbón que los Crims tenían guardado por un mes. El fuego tenía ramas caídas que habían recogido en el parque, y el chisporrotear de la madera todavía verde le recordó a Tally los fuegos de cocina de Los Humos, cuando el agua que estaba dentro de los árboles recién cortados hervía y el vapor salía con fuerza como si le diera voz a los espíritus enojados del bosque.
Ella miró a la columna de humo que se elevaba, ominosamente oscura contra el cielo. Así es como Los Humos había recibido su nombre. Como el Dr. Cable había dicho, los Humos quemaban árboles que arrancaban vivos de la tierra. Los seres humanos habían estado realizando ese mismo truco por miles de años; unos cuantos siglos antes casi habían generado tanto carbono como para arruinar el clima para siempre. Sólo cuando alguien liberó una bacteria que transformaba petróleo la civilización Oxido había parado, y el planeta se había salvado.
Y ahora, cuando estaban más burbujeantes, los Crims iban por la misma dirección, instintivamente. De pronto, el cálido y alegre fuego sólo hizo que Tally se sintiera peor.
Escuchaba a las voces a su alrededor – alardeando sobre cuánto habían triunfado en el campo de soccer, debatiendo quién había hecho la mejor entrevista para los canales. Su conversación triste con el Dr. Cable había dejado a los sentidos de Tally más ‘afilados’; ella podía separar cada sonido, discernir cada línea de las conversaciones. Y de pronto todos los Crims sonaban tontos, repitiéndose unos a otros las historias de sus insignificantes victorias una y otra vez. Igual que los Perfectos.
"¿Flacucha?"
Se dio vuelta alejando su mirada del fuego y vio a Shay a su lado.
“¿Está Zane bien?” preguntó Shay acercándose, y su ojos se abrieron. “Tally-wa, te ves…”
Tally no necesitó que Shay terminara, lo podía ver en sus ojos: se veía terrible. Tally sonrió cansadamente con esta noticia. Era parte de la cura, por supuesto. Todavía se veía Hermosa – su estructura ósea perfecta, su piel sin ninguna marca – pero la cara de Tally revelaba el desorden en su interior. Ahora que podía pensamientos Feos, ya no sería Perfecta cada minuto del día. El enojo, el miedo y la ansiedad no hacían Perfectos.
“Zane está bien. Sólo soy yo”.
Shay volcó su peso sobre Tally, poniendo un brazo a su alrededor. “¿Por qué estás tan triste Flacucha? Dímelo”.
“Es que… - miró a los Crims que seguían alardeando – es más o menos… todo”.
Shay bajó la voz. “Pensé que hoy todo estuvo bien”.
“Seguro. Perfecto”.
“Hasta que Zane tomó demasiado, por supuesto. Eso es todo lo que pasó, ¿no?”
Tally hizo un sonido evasivo. No le quería mentir a Shay. Eventualmente le diría toda la verdad sobre la cura, lo que implicaría explicar las jaquecas de Zane.
Shay suspiró, apretando a Tally un poco más fuerte. Hubo un momento de silencio, y luego preguntó “Flacucha, ¿qué les pasó a ustedes dos allí arriba?”
“Arriba, ¿dónde?”
“Ya sabes – cuando treparon a la torre de transmisión. Los cambió, de alguna manera”.
Tally jugó con la bufanda en su muñeca, deseando poder decirle a su amiga todo. Pero era demasiado arriesgado compartir la noticia de la cura hasta que estuvieran a salvo y fuera de la ciudad. “No sé qué decir Bizca. Realmente estábamos burbujeantes allá arriba. Puedes ver toda la isla, y te puedes caer en cualquier momento. Morir incluso. Eso hace la diferencia”.
“Lo sé”, susurró Shay.
“¿Qué sabes?”
“Cómo se siente. Trepé a la torre. Fausto y yo adivinamos cómo hackear a los cuidadores y decidimos hacerlo. Para estar burbujeantes para el avance”.
“¿De verdad?” Tally se quedó mirándola sorprendida. La cara de Shay brillaba de orgullo a la luz del fuego, las joyas implantadas en sus ojos resplandecían. Todos los Crims estaban cambiando, pero si Shay estaba hackeando cuidadores y trepando la torre Valentino, estaba mucho más avanzada que el resto. “Eso es genial. ¿Y trepaste a la noche?”
“Es la única manera de lograrlo, ya que tú y Zane fueron totalmente atrapados. Fausto dijo que yo debería de ponerme una chaqueta de salto, pero quería hacerlo como tú lo hiciste. Podría haberme caído – muerto, como tú dijiste. Hasta me corté con el cable”. Con una sonrisa, mostró una marca roja que se extendía por su palma, pero luego pausó un momento, con líneas nada perfectas apareciéndose en su frente. “Pero fue bastante decepcionante”.
“¿Cómo?”
“No me cambió como pensé que lo haría”.
Tally se encogió de hombros. “Bueno, todos somos diferentes…”
“Supongo”, dijo Shay suavemente. “Pero me hizo preguntarme… no fue sólo el hecho de trepar a la torre, ¿o sí? Algo más pasó ese día Flacucha. Ni siquiera habías pasado tiempo con Zane sola antes, pero desde ese día ustedes dos han formado como un pequeño club secreto, sonriéndose a sus propios chistes y susurrando todo el tiempo. Nunca van a ningún lado el uno sin el otro”.
“Bizca…”, Tally dijo y suspiró. “Lo siento si hemos estado actuando muy como noviecitos, pero, sabes, es mi primer amor como Perfecta”.
Shay miró fijamente al fuego. “Eso pensé, al principio. Pero ya va más allá de eso, Tally. Es tan distinto al resto de nosotros – los dos lo son”. Su voz se elevó un poco más que un susurro. “Zane tiene esas jaquecas extrañas que trata de esconder, y esa eras tu, gritando hace un minuto, ¿o no?”
Tally tragó saliva.
“¿Qué los cambió ese día?”
Tally apuntó a su muñeca. “Shhh”.
“¡No me hagas ‘shhh’ a mí! Explícamelo”.
Tally miró alrededor nerviosamente. El fuego consumió más ramas caídas, chisporroteando fuertemente, y la mayoría de los Crims estaban cantando canciones para beber. Nadie había escuchado el enojo de Shay, pero Tally podía sentir el metal frío y duro de la esposa es su muñeca, siempre escuchando. “No puedo decírtelo, Bizca”.
“Sí que puedes”. La cara de Shay pareció cambiar a la luz del fuego, la dulzura perfecta desaparecía a medida que el enojo crecía. “Ya ves, Tally, recordé algunas cosas cuando estuve arriba de la torre, mirando hacia abajo a la tierra y preguntándome si iba a morir. Y luego recordé algunas cosas más mientras me caía hacia el hielo y rebotaba en el campo de soccer. Muchas cosas volvieron de mis días de fea. ¿No es genial?”
Tally se volteó para no ver la dura expresión del rostro de Shay. “Si, seguro que lo es”.
“Qué bueno que estás de acuerdo. Así que, esto es lo que recuerdo: es por ti que estoy aquí en esta ciudad, Tally. ¿Todas esas historias que contaba? Son falsas. Lo que en verdad pasó es que me seguiste fuera de los Humos para traicionarme, ¿o no?”
Tally lo sintió de nuevo, ese mismo golpe en el estómago que había sentido cuando había visto al Dr. Cable en los árboles: atrapada. Desde el momento en que había sentido las píldoras funcionando en ella, Tally había sabido en lo profundo de su ser que este momento iba a llegar, que Shay eventualmente iba a recordar lo que realmente había pasado cuando eras Feas. Pero Tally no había esperado que fuera tan pronto. “Si, te seguí para traerte hasta aquí. Es mi culpa lo que pasó con los Humos. Los Especiales me rastrearon hasta aquí”.
“Cierto, tú nos traicionaste. Después de que me robaras a David, por supuesto”. Shay rió amargamente. “Odio traer todo el tema de David a colación, pero quién sabe si lo recordaré mañana, ¿sabes? Así que pensé en mencionarlo mientras estoy burbujeante”.
Tally se giró hacia ella. “Lo recordarás”.
Shay se encogió de hombros. “Quizás. Pero trucos como el de hoy no suceden todos los días. Así que quizás estés fuera de peligro mañana”.
Tally respiró profundamente, inhalando el olor del humo, de las turbas quemándose, de pino y de champagne derramado. La luz del fuego mostraba todo como si fuese de día, incluso las marcas de sus huellas digitales.
No sabía qué decir.
“Mírame”, dijo Shay. Su tatuaje de relámpago estaba girando mucho, el halo de serpientes borroneándose como los rayos de una rueda de bicicleta. “Dime que te pasó ese día. Mantenme burbujeante. Me lo debes”.
Tally tragó saliva. Ella y Zane se habían prometido no decirle a nadie – no todavía. Pero ninguno de los dos se había dado cuenta qué tanto sabía Shay – lo suficientemente burbujeante como para trepar a la torre por su cuenta, para recordar lo que realmente había pasado en sus días de feas. Probablemente ella podría guardar el secreto, y decirle sobre la cura podría darle esperanzas, por lo menos. Era la única manera en la que Tally podría empezar a resarcirse por que lo que había hecho.
Y Shay tenía razón: Tally se lo debía.
“De acuerdo. Algo más pasó ese día”.
Shay asintió lentamente. “Eso creía. ¿Qué fue?”
Tally señaló a la bufanda de Shay, y juntas la sacaron y la envolvieron alrededor de la muñeca de Tally, otra capa más sobre la esposa. Después de respirar de nuevo, ella dijo en el susurro más bajo que pudo manejar “encontramos la cura”.
Los ojos de Shay se achicaron. “Se trata de matarte de hambre, ¿no?”
“No. Bueno, eso ayuda. Hambre, café, trucos – todo lo que Zane ha estado haciendo por meses. Pero la verdadera cura es… más sencillo que eso”.
“¿Qué es? Lo haré”.
“No puedes”.
“¡Al demonio contigo Tally!” Los ojos de Shay relampaguearon. “Si tu puedes hacerlo, ¡yo también puedo!”
Tally negó con su cabeza. “Es una píldora”.
“¿Una píldora? ¿Cómo vitaminas?”
“No, una píldora especial. Croy me la trajo, la noche de la fiesta de Valentino. Trata de recordar Shay. Antes que tú y yo volviéramos a la ciudad, Maddy había descubierto cómo revertir la operación. Me ayudaste a escribir una carta, ¿te acuerdas?”
La cara de Shay se quedó en blanco por un momento, luego frunció el ceño. “Eso fue cuando ya era Perfecta”.
“Exacto. Después que te rescatamos, cuando nos escondíamos en las ruinas”.
“Qué gracioso, esos días son más difíciles de recordar que aquellos en los que era fea”. Shay sacudió su cabeza.
“Bueno, Maddy descubrió una cura. Pero no estaba probada, era peligrosa. No te la quería dar porque tú te negabas. Querías quedarte Perfecta. Así que me tuve que entregar para probarla. Por eso estoy aquí”.
“¿Y Croy te la trajo hace un mes?”
Tally asintió, tomando la mano de Shay. “Y funciona. Has visto cómo me cambió a mí y a Zane. Nos mantiene burbujeantes todo el tiempo. Así que una vez que nos salgamos de aquí tu puedes –“… la expresión de Shay hizo que Tally se callara. “¿Qué pasa?”
“¿Tu y Zane la tomaron? ¿Ambos?”
“Si”, dijo Tally. “Había dos píldoras, y las dividimos. Tenía miedo de hacerlo sola”. Shay se giró hacia el fuego, quitando su mano de la de Tally. “No puedo creerlo, Tally”.
“¿Qué?”
Shay se giró para estar frente a frente. “¿Por qué él? ¿Por qué no me lo preguntaste a mí?”
“Pero yo…”
“Se supone que eres mi amiga, Tally. He hecho todo por ti. Yo fui quien te dijo sobre los Humos. Yo fui la que te presentó a David. Y cuando viniste a la Ciudad de los Nuevos Perfectos, yo fui quien te ayudó a volverte uno de los Crims. ¿Por lo menos se te ocurrió compartir la cura conmigo? ¡Después de todo es tu culpa que yo esté así!”
Tally negó con su cabeza. “NO había tiempo… Ni siquiera pude…”
“No, por supuesto que no”, agregó Shay. “Ni siquiera conocías a Zane lo suficiente, pero él era el líder de los Crims así que ponerte de novia con él era el siguiente truco en tu lista. Igual que con David en los Humos. Por eso compartiste la cura con él”.
“¡No fue así!”, gritó Tally.
“Tú eres así, Tally. ¡Tú siempre has sido así! Ninguna cura te va a hacer diferente – estabas ocupada traicionando gente hace mucho tiempo. No necesitabas ninguna operación para hacerte egoísta y superficial y tan creída. Ya lo eras”.
Tally trató de responder, pero algo horrible se acumuló en su garganta, obstruyendo sus palabras. Luego notó la calma alrededor, y se dio cuenta que Shay había estado gritando. Los otros Crims las miraban sorprendidos y confundidos, y sólo el chisporrotear del fuego llenaba el silencio. Los Perfectos no peleaban. Casi nunca discutían, y nunca se gritaban unos a otros en medio de una fiesta. Ese tipo de comportamiento detestable le pertenecía por completo a los Feos.
Tally miró a su muñeca, preguntándose si la voz elevada de Shay había pasado a través de las capas de tela y plástico. De haberlo hecho, todo terminaría esa noche.
Shay se soltó y suspiró ferozmente “Quizás sea tan Perfecta como siempre mañana Tally, pero recordaré esto. Lo juro. No importa cuántas cosas lindas te diga, créeme, no soy tu amiga”.
Se giró y caminó hacia los árboles, pisoteando y destrozando las ramas congeladas.
Tally miró a los otros Crims, las copas de champaña resplandeciendo en sus manos a la luz de la luna, reflejando el fuego. Se sentía sola y expuesta con todos ellos mirándola. Pero luego de unos momentos más de horrible silencio, todos se voltearon y comenzaron a contarse historias de nuevo.
La cabeza de Tally daba vueltas. El cambio en Shay había sido tan shockeante, tan completo, y ni siquiera había tomado una píldora. Unos minutos de verdadero enojo la habían transformado de una Perfecta apacible a una bestia salvaje… no tenía sentido.
De pronto, Tally recordó las últimas palabras del Dr. Cable, sobre Zane ayudando a Circunstancias Especiales. Después que sus amigos se escaparan, debe de haber sido llevado a verla, confesando todo lo que sabía sobre los Humos y el misterioso David que llevaba Feos ahí. Quizás eso lo había mantenido burbujeante todos esos meses – su vergüenza por no haberse escapado, su culpa por haber traicionado a sus amigos al Dr. Cable.
Por supuesto, Tally tenía sus propios secretos culposos. Así que ella también se había mantenido burbujeante, nunca sintiéndose a gusto del todo, nunca lo suficientemente segura de lo quería, sin importar cuánta champaña bebiera. Emociones viejas y feas siempre la esperaban, escondidas dentro de ella misma, listas para cambiarla.
Y Shay también había sido transformada – no por culpa, sino por ira contenida. Ocultos detrás de sus sonrisas hermosas, había recuerdos suprimidos de las traiciones que le habían costado su David, los Humos, y finalmente su libertad. Todo lo que necesitaba era trepar a la torre y caer por el hielo – la suficiente estimulación para romper el bloqueo en su mente – para traer esa ira a la superficie. Y ahora odiaba a Tally. Quizás Shay no necesitaría de las píldoras después de todo – quizás los recuerdos de sus días de Fea serían suficiente.
Quizás, gracias a todas las cosas horribles que Tally Youngblood le había hecho, Shay encontraría su propia manera de llegar a la cura.

Read more...

PERFECCIÓN // Capítulo 14

Traducido por: Juli

Tally regresó a la fiesta a los tropezones.
La fogata había crecido, y su fuego los había hecho formar un círculo amplio. Alguien había pedido troncos de turba de tamaño industrial, lo suficientemente grandes como para quemar todo el carbón que los Crims tenían guardado por un mes. El fuego tenía ramas caídas que habían recogido en el parque, y el chisporrotear de la madera todavía verde le recordó a Tally los fuegos de cocina de Los Humos, cuando el agua que estaba dentro de los árboles recién cortados hervía y el vapor salía con fuerza como si le diera voz a los espíritus enojados del bosque.
Ella miró a la columna de humo que se elevaba, ominosamente oscura contra el cielo. Así es como Los Humos había recibido su nombre. Como el Dr. Cable había dicho, los Humos quemaban árboles que arrancaban vivos de la tierra. Los seres humanos habían estado realizando ese mismo truco por miles de años; unos cuantos siglos antes casi habían generado tanto carbono como para arruinar el clima para siempre. Sólo cuando alguien liberó una bacteria que transformaba petróleo la civilización Oxido había parado, y el planeta se había salvado.
Y ahora, cuando estaban más burbujeantes, los Crims iban por la misma dirección, instintivamente. De pronto, el cálido y alegre fuego sólo hizo que Tally se sintiera peor.
Escuchaba a las voces a su alrededor – alardeando sobre cuánto habían triunfado en el campo de soccer, debatiendo quién había hecho la mejor entrevista para los canales. Su conversación triste con el Dr. Cable había dejado a los sentidos de Tally más ‘afilados’; ella podía separar cada sonido, discernir cada línea de las conversaciones. Y de pronto todos los Crims sonaban tontos, repitiéndose unos a otros las historias de sus insignificantes victorias una y otra vez. Igual que los Perfectos.
"¿Flacucha?"
Se dio vuelta alejando su mirada del fuego y vio a Shay a su lado.
“¿Está Zane bien?” preguntó Shay acercándose, y su ojos se abrieron. “Tally-wa, te ves…”
Tally no necesitó que Shay terminara, lo podía ver en sus ojos: se veía terrible. Tally sonrió cansadamente con esta noticia. Era parte de la cura, por supuesto. Todavía se veía Hermosa – su estructura ósea perfecta, su piel sin ninguna marca – pero la cara de Tally revelaba el desorden en su interior. Ahora que podía pensamientos Feos, ya no sería Perfecta cada minuto del día. El enojo, el miedo y la ansiedad no hacían Perfectos.
“Zane está bien. Sólo soy yo”.
Shay volcó su peso sobre Tally, poniendo un brazo a su alrededor. “¿Por qué estás tan triste Flacucha? Dímelo”.
“Es que… - miró a los Crims que seguían alardeando – es más o menos… todo”.
Shay bajó la voz. “Pensé que hoy todo estuvo bien”.
“Seguro. Perfecto”.
“Hasta que Zane tomó demasiado, por supuesto. Eso es todo lo que pasó, ¿no?”
Tally hizo un sonido evasivo. No le quería mentir a Shay. Eventualmente le diría toda la verdad sobre la cura, lo que implicaría explicar las jaquecas de Zane.
Shay suspiró, apretando a Tally un poco más fuerte. Hubo un momento de silencio, y luego preguntó “Flacucha, ¿qué les pasó a ustedes dos allí arriba?”
“Arriba, ¿dónde?”
“Ya sabes – cuando treparon a la torre de transmisión. Los cambió, de alguna manera”.
Tally jugó con la bufanda en su muñeca, deseando poder decirle a su amiga todo. Pero era demasiado arriesgado compartir la noticia de la cura hasta que estuvieran a salvo y fuera de la ciudad. “No sé qué decir Bizca. Realmente estábamos burbujeantes allá arriba. Puedes ver toda la isla, y te puedes caer en cualquier momento. Morir incluso. Eso hace la diferencia”.
“Lo sé”, susurró Shay.
“¿Qué sabes?”
“Cómo se siente. Trepé a la torre. Fausto y yo adivinamos cómo hackear a los cuidadores y decidimos hacerlo. Para estar burbujeantes para el avance”.
“¿De verdad?” Tally se quedó mirándola sorprendida. La cara de Shay brillaba de orgullo a la luz del fuego, las joyas implantadas en sus ojos resplandecían. Todos los Crims estaban cambiando, pero si Shay estaba hackeando cuidadores y trepando la torre Valentino, estaba mucho más avanzada que el resto. “Eso es genial. ¿Y trepaste a la noche?”
“Es la única manera de lograrlo, ya que tú y Zane fueron totalmente atrapados. Fausto dijo que yo debería de ponerme una chaqueta de salto, pero quería hacerlo como tú lo hiciste. Podría haberme caído – muerto, como tú dijiste. Hasta me corté con el cable”. Con una sonrisa, mostró una marca roja que se extendía por su palma, pero luego pausó un momento, con líneas nada perfectas apareciéndose en su frente. “Pero fue bastante decepcionante”.
“¿Cómo?”
“No me cambió como pensé que lo haría”.
Tally se encogió de hombros. “Bueno, todos somos diferentes…”
“Supongo”, dijo Shay suavemente. “Pero me hizo preguntarme… no fue sólo el hecho de trepar a la torre, ¿o sí? Algo más pasó ese día Flacucha. Ni siquiera habías pasado tiempo con Zane sola antes, pero desde ese día ustedes dos han formado como un pequeño club secreto, sonriéndose a sus propios chistes y susurrando todo el tiempo. Nunca van a ningún lado el uno sin el otro”.
“Bizca…”, Tally dijo y suspiró. “Lo siento si hemos estado actuando muy como noviecitos, pero, sabes, es mi primer amor como Perfecta”.
Shay miró fijamente al fuego. “Eso pensé, al principio. Pero ya va más allá de eso, Tally. Es tan distinto al resto de nosotros – los dos lo son”. Su voz se elevó un poco más que un susurro. “Zane tiene esas jaquecas extrañas que trata de esconder, y esa eras tu, gritando hace un minuto, ¿o no?”
Tally tragó saliva.
“¿Qué los cambió ese día?”
Tally apuntó a su muñeca. “Shhh”.
“¡No me hagas ‘shhh’ a mí! Explícamelo”.
Tally miró alrededor nerviosamente. El fuego consumió más ramas caídas, chisporroteando fuertemente, y la mayoría de los Crims estaban cantando canciones para beber. Nadie había escuchado el enojo de Shay, pero Tally podía sentir el metal frío y duro de la esposa es su muñeca, siempre escuchando. “No puedo decírtelo, Bizca”.
“Sí que puedes”. La cara de Shay pareció cambiar a la luz del fuego, la dulzura perfecta desaparecía a medida que el enojo crecía. “Ya ves, Tally, recordé algunas cosas cuando estuve arriba de la torre, mirando hacia abajo a la tierra y preguntándome si iba a morir. Y luego recordé algunas cosas más mientras me caía hacia el hielo y rebotaba en el campo de soccer. Muchas cosas volvieron de mis días de fea. ¿No es genial?”
Tally se volteó para no ver la dura expresión del rostro de Shay. “Si, seguro que lo es”.
“Qué bueno que estás de acuerdo. Así que, esto es lo que recuerdo: es por ti que estoy aquí en esta ciudad, Tally. ¿Todas esas historias que contaba? Son falsas. Lo que en verdad pasó es que me seguiste fuera de los Humos para traicionarme, ¿o no?”
Tally lo sintió de nuevo, ese mismo golpe en el estómago que había sentido cuando había visto al Dr. Cable en los árboles: atrapada. Desde el momento en que había sentido las píldoras funcionando en ella, Tally había sabido en lo profundo de su ser que este momento iba a llegar, que Shay eventualmente iba a recordar lo que realmente había pasado cuando eras Feas. Pero Tally no había esperado que fuera tan pronto. “Si, te seguí para traerte hasta aquí. Es mi culpa lo que pasó con los Humos. Los Especiales me rastrearon hasta aquí”.
“Cierto, tú nos traicionaste. Después de que me robaras a David, por supuesto”. Shay rió amargamente. “Odio traer todo el tema de David a colación, pero quién sabe si lo recordaré mañana, ¿sabes? Así que pensé en mencionarlo mientras estoy burbujeante”.
Tally se giró hacia ella. “Lo recordarás”.
Shay se encogió de hombros. “Quizás. Pero trucos como el de hoy no suceden todos los días. Así que quizás estés fuera de peligro mañana”.
Tally respiró profundamente, inhalando el olor del humo, de las turbas quemándose, de pino y de champagne derramado. La luz del fuego mostraba todo como si fuese de día, incluso las marcas de sus huellas digitales.
No sabía qué decir.
“Mírame”, dijo Shay. Su tatuaje de relámpago estaba girando mucho, el halo de serpientes borroneándose como los rayos de una rueda de bicicleta. “Dime que te pasó ese día. Mantenme burbujeante. Me lo debes”.
Tally tragó saliva. Ella y Zane se habían prometido no decirle a nadie – no todavía. Pero ninguno de los dos se había dado cuenta qué tanto sabía Shay – lo suficientemente burbujeante como para trepar a la torre por su cuenta, para recordar lo que realmente había pasado en sus días de feas. Probablemente ella podría guardar el secreto, y decirle sobre la cura podría darle esperanzas, por lo menos. Era la única manera en la que Tally podría empezar a resarcirse por que lo que había hecho.
Y Shay tenía razón: Tally se lo debía.
“De acuerdo. Algo más pasó ese día”.
Shay asintió lentamente. “Eso creía. ¿Qué fue?”
Tally señaló a la bufanda de Shay, y juntas la sacaron y la envolvieron alrededor de la muñeca de Tally, otra capa más sobre la esposa. Después de respirar de nuevo, ella dijo en el susurro más bajo que pudo manejar “encontramos la cura”.
Los ojos de Shay se achicaron. “Se trata de matarte de hambre, ¿no?”
“No. Bueno, eso ayuda. Hambre, café, trucos – todo lo que Zane ha estado haciendo por meses. Pero la verdadera cura es… más sencillo que eso”.
“¿Qué es? Lo haré”.
“No puedes”.
“¡Al demonio contigo Tally!” Los ojos de Shay relampaguearon. “Si tu puedes hacerlo, ¡yo también puedo!”
Tally negó con su cabeza. “Es una píldora”.
“¿Una píldora? ¿Cómo vitaminas?”
“No, una píldora especial. Croy me la trajo, la noche de la fiesta de Valentino. Trata de recordar Shay. Antes que tú y yo volviéramos a la ciudad, Maddy había descubierto cómo revertir la operación. Me ayudaste a escribir una carta, ¿te acuerdas?”
La cara de Shay se quedó en blanco por un momento, luego frunció el ceño. “Eso fue cuando ya era Perfecta”.
“Exacto. Después que te rescatamos, cuando nos escondíamos en las ruinas”.
“Qué gracioso, esos días son más difíciles de recordar que aquellos en los que era fea”. Shay sacudió su cabeza.
“Bueno, Maddy descubrió una cura. Pero no estaba probada, era peligrosa. No te la quería dar porque tú te negabas. Querías quedarte Perfecta. Así que me tuve que entregar para probarla. Por eso estoy aquí”.
“¿Y Croy te la trajo hace un mes?”
Tally asintió, tomando la mano de Shay. “Y funciona. Has visto cómo me cambió a mí y a Zane. Nos mantiene burbujeantes todo el tiempo. Así que una vez que nos salgamos de aquí tu puedes –“… la expresión de Shay hizo que Tally se callara. “¿Qué pasa?”
“¿Tu y Zane la tomaron? ¿Ambos?”
“Si”, dijo Tally. “Había dos píldoras, y las dividimos. Tenía miedo de hacerlo sola”. Shay se giró hacia el fuego, quitando su mano de la de Tally. “No puedo creerlo, Tally”.
“¿Qué?”
Shay se giró para estar frente a frente. “¿Por qué él? ¿Por qué no me lo preguntaste a mí?”
“Pero yo…”
“Se supone que eres mi amiga, Tally. He hecho todo por ti. Yo fui quien te dijo sobre los Humos. Yo fui la que te presentó a David. Y cuando viniste a la Ciudad de los Nuevos Perfectos, yo fui quien te ayudó a volverte uno de los Crims. ¿Por lo menos se te ocurrió compartir la cura conmigo? ¡Después de todo es tu culpa que yo esté así!”
Tally negó con su cabeza. “NO había tiempo… Ni siquiera pude…”
“No, por supuesto que no”, agregó Shay. “Ni siquiera conocías a Zane lo suficiente, pero él era el líder de los Crims así que ponerte de novia con él era el siguiente truco en tu lista. Igual que con David en los Humos. Por eso compartiste la cura con él”.
“¡No fue así!”, gritó Tally.
“Tú eres así, Tally. ¡Tú siempre has sido así! Ninguna cura te va a hacer diferente – estabas ocupada traicionando gente hace mucho tiempo. No necesitabas ninguna operación para hacerte egoísta y superficial y tan creída. Ya lo eras”.
Tally trató de responder, pero algo horrible se acumuló en su garganta, obstruyendo sus palabras. Luego notó la calma alrededor, y se dio cuenta que Shay había estado gritando. Los otros Crims las miraban sorprendidos y confundidos, y sólo el chisporrotear del fuego llenaba el silencio. Los Perfectos no peleaban. Casi nunca discutían, y nunca se gritaban unos a otros en medio de una fiesta. Ese tipo de comportamiento detestable le pertenecía por completo a los Feos.
Tally miró a su muñeca, preguntándose si la voz elevada de Shay había pasado a través de las capas de tela y plástico. De haberlo hecho, todo terminaría esa noche.
Shay se soltó y suspiró ferozmente “Quizás sea tan Perfecta como siempre mañana Tally, pero recordaré esto. Lo juro. No importa cuántas cosas lindas te diga, créeme, no soy tu amiga”.
Se giró y caminó hacia los árboles, pisoteando y destrozando las ramas congeladas.
Tally miró a los otros Crims, las copas de champaña resplandeciendo en sus manos a la luz de la luna, reflejando el fuego. Se sentía sola y expuesta con todos ellos mirándola. Pero luego de unos momentos más de horrible silencio, todos se voltearon y comenzaron a contarse historias de nuevo.
La cabeza de Tally daba vueltas. El cambio en Shay había sido tan shockeante, tan completo, y ni siquiera había tomado una píldora. Unos minutos de verdadero enojo la habían transformado de una Perfecta apacible a una bestia salvaje… no tenía sentido.
De pronto, Tally recordó las últimas palabras del Dr. Cable, sobre Zane ayudando a Circunstancias Especiales. Después que sus amigos se escaparan, debe de haber sido llevado a verla, confesando todo lo que sabía sobre los Humos y el misterioso David que llevaba Feos ahí. Quizás eso lo había mantenido burbujeante todos esos meses – su vergüenza por no haberse escapado, su culpa por haber traicionado a sus amigos al Dr. Cable.
Por supuesto, Tally tenía sus propios secretos culposos. Así que ella también se había mantenido burbujeante, nunca sintiéndose a gusto del todo, nunca lo suficientemente segura de lo quería, sin importar cuánta champaña bebiera. Emociones viejas y feas siempre la esperaban, escondidas dentro de ella misma, listas para cambiarla.
Y Shay también había sido transformada – no por culpa, sino por ira contenida. Ocultos detrás de sus sonrisas hermosas, había recuerdos suprimidos de las traiciones que le habían costado su David, los Humos, y finalmente su libertad. Todo lo que necesitaba era trepar a la torre y caer por el hielo – la suficiente estimulación para romper el bloqueo en su mente – para traer esa ira a la superficie. Y ahora odiaba a Tally. Quizás Shay no necesitaría de las píldoras después de todo – quizás los recuerdos de sus días de Fea serían suficiente.
Quizás, gracias a todas las cosas horribles que Tally Youngblood le había hecho, Shay encontraría su propia manera de llegar a la cura.

Read more...

PERFECCIÓN // Capítulo 13

Traducido por: Jhos.



EL DRAGON

“Te conozco?”

La Dra. Cable sonrió fríamente. “Estoy segura que me recuerdas, Tally”.

Tally dio un paso a atrás, mostrando parte de su miedo; incluso el más inocente nuevo perfecto sentiría miedo al ver a la Dra. Cable. Sus crueles facciones, exageradas por la luz de la luna, la hacían lucir como una mujer hermosa medio transformada en hombre lobo.

Los recuerdos inundaron la mente de Tally. Estar atrapada en la oficina de la Dra. Cable esa horrible vez que se conocieron, cuando supo de la existencia de Circunstancias Especiales , y la siguiente vez cuando acordaron que encontraría y traicionaría a Shay, el precio de convertirse en perfecta. Luego, en el Humo, luego de que la Dra. Cable la siguiera con un ejército de especiales para quemar su nuevo hogar.

“Si” dijo Tally. “Creo que recuerdo. Nos conocíamos, verdad?

“Sí, así es.” los dientes de Cable brillaron bajo la luz de la luna. “Pero lo que es más importante, Tally, es que yo te conozco.”

Tally simuló una falsa sonrisa. La Dra. Cable sin duda recordaba su último encuentro-Tally y David rescatando los habitantes del humo-cuando había sido necesario golpearla en la cabeza.

La Dra. Cable señaló la bufanda negra ajustada que envolvía en anillo de Tally bajo su guante y abrigo de invierno. “Interesante forma de usar una bufanda”.

“Qué, acaso no sabe nada de moda? Todo el mundo lo usa.”

“Pero imagino que tu empezaste la tendencia. Siempre fuiste truculenta.”

Tally lució una sonrisa perfecta. “Supongo. Yo solía hacer toda clase de tretas, antes cuando era fea.”

“Nada como hoy, sin embargo.”

“Oh, usted vio lo de la pista? No fue eso totalmente corriente? El hielo colapsando bajo nosotros, solo así!”

“Si……..solo así.” Los ojos de la Dra. Cable se redujeron. “Debo admitir, que me engañaste al principio. Esa pista de hielo estaba diseñada solo para divertir a los nuevos perfectos. Un accidente esperando a suceder. Pero luego pensé en el momento-el estadio lleno, cientos de cámaras listas.”

Tally parpadeó y encogió los hombros. “Apuesto que fue por esos fuegos artificiales. Podías sentirlos a través del hielo. A quien se le habrá ocurrido?”

La Dra. Cable asintió lentamente. “Un accidente casi creíble. Y luego vi tu rostro en la noticias, Tally. Toda sorprendida e inocente contando tu experiencia burbujeante.” El labio de la Dra. Cable se curveó en un gesto que fue una sonrisa. “Y luego me di cuenta que todavía hacías tus trucos.”

Tally sintió como si algo la golpeará en el estómago, un sentimiento que conocía de los días de fea: la sensación de ser atrapada. Trató de convertir su miedo en una expresión de sorpresa. “Yo?”

“Si Tally, tú. De alguna manera.”

Bajo el escrutinio de la Dra. Cable, Tally se imaginó a si misma siendo llevada a las profundidades de Circunstancias Especiales, la cura revertida, sus memorias borradas de nuevo. O quizás esta vez ellos no se molestarían en regresarla a Nueva Belleza. Trató de tragar pero sentía la boca seca. “Sí, claro. Al igual que todo es mi culpa”. Tally se quejó.

La Dra. Cable se acercó, y Tally luchó para mantenerse quieta, sin embargo todo su cuerpo le gritaba que corriera. La mujer la estudió con una fría mirada, como si tratará de ver a través de ella de su actuación. “En realidad, espero que sea tu culpa.”

Tally frunció el ceño. “Que espera qué?”

“Hablemos honestamente, Tally Youngblood. He tenido suficiente de tu acto de perfecta. No estoy aquí para llevarte a mi calabozo.”

“Ah no?”

“De verdad crees que me importa si destruyes cosas en Nueva Belleza?”

“Um…algo?”

La Dra. Cable resopló. “Mantenimiento no es mi departamento. Circunstancias Especiales solo está interesado en amenazas externas. La ciudad se puede cuidar sola, Tally. Hay muchas medidas de seguridad, no es necesario preocuparse. Por qué crees que los que patinan allí tienen que usan arnés?”

Tally pestañeó. Esa pregunta no le había pasado por la cabeza; todo era súper seguro en Nueva Belleza, de otra manera los nuevos perfectos se matarían a sí mismos en cualquier momento. Ella se encogió los hombros. “En caso de que los chalecos fallen? Como en un apagón?”

La Dra. Cable lanzó una risa fría que duró menos de un segundo. “No ha habido un apagón en ciento cincuenta años.” Sacudió la cabeza y continuó. “Rompe lo que quieras Tally. No me importan tus pequeños trucos…….. excepto por lo que revelan de ti.”

La mirada de la mujer se enfocó más en ella, y Tally tuvo que luchar de nuevo con el impulso de correr. Se preguntó si era simplemente la forma de hacerla admitir lo que los Crims habían hecho. Probablemente ya había hablado demasiado. Pero algo en la mirada fría de la Dra. Cable, su voz amenazante, sus movimientos de cazadora, su sola existencia en el mundo, hizo imposible que Tally actuara como una perfecta normal. Para este momento cualquier Nuevo Perfecto habría huido gritando o se habría desmayado.

Además si Circunstancias Especiales realmente quería que Tally confesara sus tretas, no se habría molestado en entablar una conversación.

“Entonces por qué estás aquí?” Tally dijo con su voz normal, tratando de mantenerse calmada.

“Siempre he admirado tu instinto de supervivencia, Tally. Fuiste una pequeña excelente traidora cuando tuviste que serlo.”

“Uh, gracias…supongo.”

Cable asintió. “Y ahora resulta que tienes más cerebro de lo que pensé. Te estás resistiendo a tu acondicionamiento bastante bien.”

“Acondicionamiento? Así es como lo llaman? Como si fuera un tratamiento capilar o algo así?”

“Increíble” La Dra. Cable se acercó de nuevo con sus ojos enfocándose en Tally como si tratara de cavar en su cerebro. “En algún lugar ahí adentro, sigues siendo una pequeña fea truculenta, no? Más impresionante. Creo que podría usarte.”

Tally sintió una ráfaga de ira, un fuego dentro de su cabeza. “Um, cómo? Usted no me usó ya?”

“Así que lo recuerdas. Extraordinario”. Los hermosos y crueles ojos de la mujer, fríos y sin brillo, de alguna manera mostraron satisfacción. “Sé que no fue una experiencia agradable, Tally. Pero era necesario, necesitábamos traer a nuestros niños de regreso del Humo, y solo tú podías ayudarnos. Pero si me disculpo.”

“Se disculpa?” Dijo Tally. “Por chantajearme para que traicionara a mis amigos, por destruir el Humo, por asesinar al padre de David?” Percibió una expresión de disgusto en su rostro. “Yo no creo que me usará Dra. Cable. Ya le he hecho suficientes favores”. La mujer solo sonrió otra vez. “Estoy de acuerdo. Entonces es tiempo de que yo te haga un favor. Lo que te estoy ofreciendo es algo…… burbujeante.”

La palabra en los crueles y delgados labios de la doctora Cable hizo que Tally sonriera secamente. “Qué sabe usted lo que es ser burbujeante?”

“Te sorprenderías. Nosotros en Circunstancias Especiales sabemos todo acerca de sensaciones, especialmente esas que tú y tus amigos los Crims siempre están buscando. Yo puedo darte eso, Tally. Todo el día, todos los días, más burbujeante de los que puedas imaginar. De verdad, verdad. No solo un escape del adormecimiento de ser perfecto-algo mejor”.

“De qué está hablando?”

“Recuerdas lo que es volar en una aerotabla, Tally?” dijo Cable, sus ojos se encendieron con un fuego templado. “Esa sensación de estar viva? Si, podemos hacer a las personas perfectas por dentro- vacías e insípidas- pero también podemos hacerlas burbujeantes, como ustedes le dicen. Más fuerte de lo que sentiste cuando eras fea, más viva que un lobo tomando su presa, más burbujeante que los oxidados matándose unos a otros por algún desierto rico en petróleo. Tus sentidos al máximo, tu cuerpo más rápido que cualquier atleta en la historia, tus músculos más fuertes que cualquier persona en el mundo”.

La voz filosa de la mujer cesó y Tally de repente oyó todos los sonidos de la noche perfectamente-los árboles crujiendo en el viento, la fogata escupiendo chispas a su alrededor. Pudo oír la fiesta perfectamente: Crims hablando sobre las hazañas del día, discutiendo sobre quien había rebotado más alto o más fuerte. Las palabras de Cable habían dejado el mundo tan nítido como un cristal roto.

“Deberías ver el mundo como yo lo veo, Tally.”

“Usted me está ofreciendo un………trabajo? Como Especial?”

“No un trabajo. Toda una nueva forma de vida” la Dra. Cable pronunció cada palabra con un deliberado cuidado. “Puedes ser una de nosotros”

A Tally le costaba respirar, su pulso martilleaba todo su cuerpo, como si la sola idea la cambiara. Le mostró sus dientes a la Dra. Cable. “Cree que yo trabajaría para ustedes?”

“Considera la otra opción, Tally. Pasar tu vida creando trucos baratos a cambió de unos momentos de esclarecimiento. Nunca aclarando tu cabeza completamente. Pero serías un buen Especial. Viajar al Humo tu sola fue impresionante, siempre tuve esperanzas en ti. Pero ahora que veo que todavía eres truculenta después de la operación.” La Dra. Cable sacudió la cabeza “Me doy cuenta que eres natural. Únetenos.”

Tally finalmente comprendió algo. “Dime algo. Cómo eras tú cuando eras fea?”

“Excepcional, Tally.” La mujer mostró su risa por segunda vez. “Ya conoces la repuesta no?”

“Truculenta.”

Cable asintió. “Yo era como tú. Todos nosotros lo éramos. Fuimos a las ruinas, tratábamos de correr, de ir más lejos. Por eso es que dejamos a los feos hacer sus trucos-para ver quién es más listo. Para ver cuál de ustedes haya la forma de salir de la cueva. De eso se trata tu rebelión, Tally-graduarte para Circunstancias Especiales.”

Tally cerró los ojos, y supo que la mujer decía la verdad. Recordó como era ser fea, cuan fácil era engañar a los cuidadores de los dormitorios, como todos encontraban formas de eludir las reglas. Respiró profundo. “Pero por qué?”

“Porque alguien tiene que mantener las cosas bajo control, Tally.”

“Eso no es lo que quise decir. Lo que quiero saber es, por qué hacen lo que lo hacen a los perfectos? Por qué cambiar sus cerebros?”

“Dios, Tally, no es obvio?” La Dra. Cable sacudió la cabeza decepcionada. “Qué les enseñan en la escuela estos días?”

“Que los Oxidados casi destruyen el mundo”, recitó Tally

“Ahí está tu respuesta”

“Pero nosotros somos mejores que ellos, no nos metemos con la naturaleza, no talamos árboles ni quemamos petróleo. No tenemos guerras……” La voz de Tally se apagó mientras se daba cuenta.

La Dra. Cable asintió. “Estamos bajo control, Tally, debido a la operación. De su cuenta los humanos son una plaga. Se multiplican sin cesar, consumen cada recurso, destruyen todo lo que tocan. Sin la operación, los seres humanos siempre será como los Oxidados.”

“En el Humo no.”

“Recuerda, Tally. Los habitantes del humo talaban bosques, mataban animales para comer. Cuando llegamos, estaban quemando árboles.”

“No tantos.” Tally oyó su voz quebrarse.

“Que si hubiera millones de Humos? Billones de ellos? Fuera del control de nuestras ciudades, la humanidad es una enfermedad, un cáncer en el cuerpo del planeta. Pero nosotros…..” Se acercó y acarició la mejilla de Tally, sus dedos eran extrañamente calientes en contraste con el frío del aire. “Circunstancias Especiales……. Nosotros somos la cura.”

Tally sacudió la cabeza, tropezando mientras se alejaba de la Dra. Cable. “Olvídalo.”

“Esto es todo lo que siempre quisiste.”

“Estás equivocada.” Gritó Tally. “Lo que yo siempre quise fue ser perfecta, tu eres la que siempre se atraviesa en mi camino.”

Su llanto las dejó en un sorpresivo silencio, las últimas palabras hicieron eco a través del parque. El silencio se apoderó de la fiesta, probablemente todos se preguntaban quien estaba gritando fuera de control allá arriba.

La Dra. Cable se recuperó primero, suspirando en voz baja. “Por Dios Tally, Cálmate. No hay necesidad de gritar. Si no quieres lo que te estoy ofreciendo. Te dejo disfrutar tu fiesta. Siente libre de convertirte en un adulto perfecto arrogante. Muy pronto, ser burbujeante no importará mucho; olvidarás esta pequeña conversación.”

Tally le sostuvo la mirada a la doctora esperando que le hablara de la cura, para escupírselo en la cara. Los recuerdos de Tally no iban a desaparecer, no mañana, no en cincuenta años; ella no iba a olvidar quien era. Y no necesitaba Circunstancias Especiales para sentirse viva.”

Su garganta todavía dolía por haber gritado, pero Tally dijo con voz ronca. “Nunca.”

“Todo lo que pido es que lo pienses. Tómate tu tiempo- me da igual. Sólo recuerda lo que se sintió caer a través del hielo. Puedes sentirlo cada segundo.” La Dra. Cable le agitó la mano de manera casual. “Y si eso hace la diferencia, Puede que incluso encuentre lugar para tu amigo Zane. He tenido mi ojo en él desde hace un tiempo. Una vez me ayudó.”

Un chillido salió de los labios de Tally y sacudió la cabeza. “No.”

La Dra. Cable asintió. “Si. Zane fue muy útil, nos dio mucha información sobre David y el Humo, esa vez que no huyó.”

Se dio vuelta y desapareció entre los árboles

Read more...

GRACIAS! ♥♥

ImageChef.com Poetry Blender

Read more...

Graaaaaaaaaaaaaacias!!



Llegamos y superamos las 20.000 visitas!! Cuando empecé con el blog, nunca pensé que iba a funcionar tan bien...y ahora, cada día crece más! Primero que nada tengo que agradecerle a JEN que por ella empecé con esto y con las traducciones, segundo a Hanna, mi amiga incondicional con la que he compartido todo desde que las dos abrimos nuestros blogs, por último pero tan importante como las anteriores a Chloeeeeeeeeeeeeeeeee, no se que decirte, GRACIAS por todo lo que haces por mí, por todos los días en el blog, aaaagradecemos a PurpleRose, por hacer que llegues aca!

También gracias a Ana (Gracias por la hermosa imágen), Marta, More, Devil, Caro, Ed, Soro, y el nuevo integrante del grupo Ángelo :D, sson todo chicos, nada sería divertido sin ustedes ♥

Por supuesto también gracias a todos los que siguen las traducciones, y pasan siempre :D


Esperemos seguir creciendo♥ Besos!

Read more...

Capítulo 19 / El vampiro en mis sueños

CAPITULO DIECINUEVE

DOMINIC

Para mi alivio y el de Marissa, mi hermano vino al rescate una vez más esa noche, sólo que las apuestas se habían incrementado considerablemente para ese entonces. La policía estaba peinando la ciudad en busca de Marissa, asumiendo que la pobre chica se encontraba muerta a manos de la misma bestia que había desgarrado a Kate, y posiblemente el mismo que había matado a las otras personas en la ciudad.
James abrió su boca para hablar un par de veces, pero luego la cerraba. Marissa se durmió en mis brazos mientras nos sentamos en el asiento de la vieja camioneta azul, su motor rugiendo mientras nos hacíamos camino hacia las afueras de la ciudad. Estaba contento de estar yendo a casa, si sólo era como una breve visita. Y estaba aún más contento de que Marissa estuviera a salvo conmigo. Besé su frente, amando la fragancia a durazno de su perfumado cabello y la manera en que ella dormía contra mí, como si yo fuera su salvador después de todo, capaz de protegerla de los males del mundo.
Entonces James dijo suavemente, “tenemos que dejar saber a sus padres que ella está viva y bien, conseguir que la policía abandone su búsqueda. Incluso su amiga Kate va a estar preocupada de que ella haya sido asesinada.”
“Recuerdas lo que sucedió cuando te dije que un vampiro me había convertido? Ninguno de ustedes lo había creído. No hasta que me desvanecí y reaparecí e hice algunas de las otras cosas que puedo hacer. Luego pensé que papá iba a tener un ataque cardíaco y mamá una embolia. Hasta tú lucías a punto de darte por vencido, y tú eres definitivamente el más abierto de mente en nuestra familia, además de mí. Bueno, al menos la mayor parte del tiempo.”
James sacudió su cabeza, sus labios curvándose en las esquinas formando hoyuelos. “Tienes que admitir que cuando escalaste el lateral de la casa, fue bastante impresionante.”
Aún molesto de que dije la verdad, había sido vivir un horrible infierno desde el cambio, y ninguno me había creído, los músculos de mi estómago se tensaron. “Ninguno de ustedes se lo hubiera creído, no por las marcas de mordida en mi cuello. Incluso ahora, la policía y todos los demás están diciendo que es algún asesino demente. Nadie considerará que los vampiros se han mudado a la ciudad. Así que cómo explicaremos esto? Además, tenemos que esperar hasta el amanecer cuando Lynetta no puede llegar hasta Marissa tan fácilmente. Entonces podemos llamar y decirle que la encontramos vagando perdida por el bosque.”
“No. Tú dijiste que habías estado en la escuela de brujas y hechiceros. Cómo explicarás que la conocías, y luego de pronto te la encontraste? Es muy conveniente y suena demasiado sospechoso.”
“Nosotros estábamos buscándola?”
“Bien, escucha, ella te llamó y dijo que algo andaba mal en el salón de manicuría, y cuando ella no se reportó de nuevo a ti, ambos salimos a buscarla. Pero tenemos que llamar a sus padres esta noche. Si ellos le permiten quedarse con nosotros, bien. Si no…..” James se encogió de hombros y me dejó concluir lo que pudiera.
No me gustaba que Marissa y yo llegáramos a estar separados si sus padres hacían un problema de ello, pero tenía que conceder que mi hermano estaba en lo cierto. Tal vez fuera porque estaba en primer año de la universidad, o tal vez no. Él siempre tuvo un cerebro más psicoanalítico en lo que se refería a descifrar el factor humano – bueno en lugar del psicológico. “Está bien, gracias otra vez, James, por el rescate.”
“Sólo me lamento no haberte salvado de ser convertido por ese vampiro en primera instancia.” Su voz estaba llena de arrepentimiento.
Deseaba también que él lo hubiera hecho. “No fue tu culpa, James. Me conoces, la clase de chico que arroja las precauciones al viento.” Dudo que si James me hubiera advertido de cuán malo alguien como Lynetta podía llegar a ser, hubiera escuchado sus palabras. Una vez que ella me controló con su soneto de amor vampiro, estaba todo acabado. Los humanos simplemente no tienen ninguna clase de resistencia al encanto de los chupasangres.
Tan pronto como arribamos a casa, todas las luces encendidas en el lugar, mis padres se apuraron a recibirnos, ambos luciendo nerviosos con ellos mismos, como si esperaran el ataque de un vampiro completo. Papá era un hombre grandote, corpulento, un jugador de fútbol en sus días de estudiante de secundaria y en la universidad, pero derribar cuerpos en un juego era una cosa. Era un ratón en lo que se refería a cualquier otra clase de confrontación, y tenía úlceras que lo probaban.
Mi madre era definitivamente una nerviosa Nelly. No sé cómo mi hermano y yo logramos ser tan poco temerosos de correr riesgos. Tal vez era nuestra juventud. Tal vez nuestros padres habían sido de la misma forma de adolescentes. O quizás nos rebelamos a ser tan tímidos como ellos eran.
Cuando el perro del vecino había mascado los zapatos de jardinería de mi madre, fue James quien los llevó para que pagaran por ellos. Cuando los telemarketers nos acosan día y noche, les doy una reprimenda. Cuando el restaurante italiano local quemó la cena de mi madre – pese a su insistencia de lo contrario – le pedí al camarero que le trajera un nuevo plato de lasaña.
Pero ellos fueron los padres más preocupados que un niño podía tener, y por ahora, sabía que regresar a casa era lo correcto.
Con lágrimas en sus ojos, mi madre llevó a Marissa dentro de la casa como si ella fuera su hija perdida hace tiempo. Internamente, sonreí. Mamá no sabía que Marissa sería su nuera algún día.
Mi padre me llevó a un costado en la zona del living. Mamá envolvió su brazo alrededor de los hombros de Marissa y la llevó a mi habitación a dormir por el resto de la mañana.
“Hijo, de qué se trata todo esto? James fue bastante enigmático,” dijo mi padre, su voz con un deje de preocupación, y supuse que él había asumido que me había metido en más líos – si es que eso era posible.
Mi madre regresó a escuchar que estaba sucediendo en mi vida, y se sentó junto a papá en el sofá, la mano de él sosteniendo la de ella. Les expliqué lo que había sucedido. Mis padres ahora sabían que vivían en la Dimensión Desconocida, y papá, como siempre, estaba falto de palabras, y mamá se reservaba los comentarios, su rostro preocupado.
No podía culparlos. Cuántos padres tenían que lidiar con hijo que se había convertido en vampiro? Quien había elegido a una bruja como alma gemela? Quien creía que la única manera en la que él podía salir de ésta con la mayor parte de su real yo, era a través de dicha bruja? Quien se había convertido en hechicero como si todo lo otro fuera poco?
Papá y mamá simplemente lucían conmocionados. Deseé pudiera tranquilizarlos de que todo estaría bien, pero cómo podría? Estaba a largo camino de enderezar mi vida.
Papá llamó a los padres de Marissa y les explicó que ella se encontraba en nuestra casa, sana y salva. Ella podría dormir aquí, y luego la regresaríamos luego que mamá la alimentara cuando despertara?
Gracias al cielo, sus padres accedieron sin objeción alguna, un mejor resultado del que jamás haya podido planear. Estaba realmente orgulloso de mi padre. Él y yo habíamos elaborado una buena historia, evadiendo algunos de los extraños detalles. Pero siendo que sus padres eran una bruja y un hechicero, papá presumió que ellos sospechaban había más en el relato de lo que dejábamos saber. Aún así, ellos prometieron informar a la policía para cancelar la búsqueda y acordaron en dejar las cosas como estaban por el momento.
La actualización sobre Kate era que ella estaba descansando confortablemente en el hospital y recibiendo sangre, lo cual me alivió inmensamente. La policía también vendría para acá, para hablar con nosotros dos más tarde, así que debíamos unificar nuestras historias bien y esperar que la de Kate fuera lo suficientemente similar a la nuestra. Aunque, si las versiones de nuestras historias no encajaban, probablemente pudiéramos decir que ella estaba confundida por el terror que había experimentado.
El resto de esa mañana, Marissa durmió en mi cama, y me pregunté qué pensó ella de mi habitación – las paredes empapeladas con Jets de la Fuerza Aérea y la Marina, el acolchado en azul cielo, y aviones de modelaje colgando del techo o descansando sobre estanterías en cada centímetro libre de mi cómoda, mesitas de luz y del escritorio de la computadora. Mi tío era un piloto de Jets de la Fuerza Aérea y había sido mi sueño ser uno también. O un piloto de la Marina. Cualquiera de las ramas del servicio que estuviera dispuesta a aceptarme. Pero ahora….sacudí mi cabeza. Imagino no creo pueda ser capaz de ocultar mi inusual condición y aprobar los exámenes físicos.
Me recosté sobre el sofá de dos plazas en el estudio, envolviéndome a mí mismo en la suavidad del acolchado de reserva que normalmente utilizábamos para invitados que se quedaban a pasar la noche. Aunque en el pasado ambos, mi hermano y yo, acampábamos frente a la gran pantalla de T.V, mirando alguna fantástica película que iniciaba en mitad de la noche. Hubiera preferido acurrucarme con Marissa, pero pese a mi anuncio de que éramos almas gemelas, sabía que mis padres no accederían a que yo duerma con ella como parte del trato.
A causa de la agotadora noche, ambos nos dormimos pasadas las once. Mamá nos preparó un desayuno digno de la realeza – con huevos revueltos, tostadas, salchichas, melón y sandía. No estaba seguro de si era porque ella estaba tan contenta de verme nuevamente, o si es que estaba tratando de impresionar a Marissa, o un poquito de ambas. Pero definitivamente apreciábamos su tratamiento real dado que ninguno de los dos había cenado anoche, y la pobre Marissa ni siquiera había tenido almuerzo.
Papá ya se había marchado para el trabajo en el banco como agente de crédito. James había salido temprano a hacer una sesión de estudio de último minuto con su compañero de clase para un examen de biología. Sólo Marissa y yo bajamos a comer a lo loco en la mesa con mamá.
Ella estudió a Marissa y a mí como una madre gorrión cuidaría de sus polluelos en el nido. Dos veces, Marissa atrapó mi mirada, y sus mejillas se sonrojaron en vergüenza.
“Informé a tus padres,” mamá dijo finalmente, con su voz suave. Es como si no hubiera perdido a un hijo sino ganado una hija, y parecía verdaderamente feliz con la idea. Ella siempre había querido una hija, decía que eran más dulces que los varones, y amaría tener a alguien con quien ir de compras y hacer cualquiera de las cosas que las niñas hacen con sus madres. Me pregunté entonces si Marissa era la clase de chica a la que le gustaba hacer cosas con su madre.
Marissa asintió en mi dirección.
No pensé que jamás llegara a acostumbrarme a la idea de que ella me leyera la mente.
Sonrió, y tomó otra rodaja de melón.
Mi madre tomó un sorbo de su café, a continuación bajó la taza. Noté en ese momento que estábamos usando su costosa y muy ornamentada platería Miguel Ángel que ella sólo sacaba durante celebraciones familiares especiales. Incluso los mantelillos individuales, cubiertos en delicados tonos de arándanos y un fondo azul claro, parecían completamente nuevos, alegres. Vi también, que ella tenía puesta una camisa floreada y una pollera de jean azul, como cuando asistía a los ‘almuerzos casuales’ de señoras. Estaba ella tratando de arreglarse, pero haciendo parecer que no lo hacía, para impresionar a Marissa?
Adoraba a mi mamá.
Mamá suspiró profundamente. “Ellos parecen realmente gente muy amable, pero no creo que creyeran todo lo que les fuera dicho anoche acerca de tu desaparición y la lesión de Kate.”
Marissa manoteó el vaso de leche e imitó el suspiro de preocupación de mi mamá. “Yo…bueno, siempre fui muy frontal con mis padres, aunque esto será bastante difícil de explicar. Aún así, no deseo mentirles.”
“Pero y qué con Dominic? Y qué si le dicen a la policía y al mundo que lo cacen por ser uno de los asesinos a sangre fría?” La voz de mi madre estaba llena de renovada preocupación.
Si alguien sabía que yo era un vampiro, estaba seguro que sería repentinamente el foco de la cacería por el culpable de los asesinatos con similitud vampírica.
Marissa miró en mi dirección, luego volvió su atención nuevamente a mi madre, y supe instantáneamente que ella iba a decir la cosa que mantuve en secreto hasta ahora. No que estuviera avergonzado – bueno, lo estaba acerca de convertirla sin su permiso. Pero había sentido que era decisión de ella de contar sobre mí, y de una, mis orejas ardían de la vergüenza. No sólo me había metido a mí mismo en esta atadura para la eternidad, sino que a mi alma gemela también.
“Yo soy uno de ellos también,” Marissa dijo gentilmente. “Sólo que no he sido convertida tanto. De modo que no serviría que mis padres digan algo acerca de la condición de Dominic cuando yo tengo un problema similar.”
Las lágrimas colmaron los ojos de mi madre y Marissa la alcanzó a través de la mesa de la cocina. Mi madre tomó su mano y le sonrió débilmente. Marissa dijo, “tengo algunas de las mismas habilidades vampíricas que Dominic. Afortunadamente, no parezco tener la necesidad de sangre.”
Mi madre tragó visiblemente, pero lució mucho más aliviada. “Lo siento tanto, querida.”
“Tenía que salvar la vida de Dominic.”
Mamá me miró, sorprendida y con una evidente acusación mientras su quijada caía. “Tú convertiste a Marissa?”
“Por accidente.” Me sentía como un canalla otra vez. Expliqué lo que había sucedido, esperanzado en que mi madre me pudiera perdonar como Marissa lo había hecho.
Mi madre rodeó la mesa y abrazó a Marissa. “Siempre serás parte de nuestra familia, y no puedo…no puede agradecerte lo suficiente por salvar a Dominic. Eres muy afortunado de tenerla, Dominic.” Su tono era un poquito regañón.
Nadie necesitaba decirme eso dos veces.
“Sii, ma, ella es realmente algo especial.”
“Estarán bien ustedes dos por su cuenta? Yo …..yo tengo algo de lavandería de la que encargarme.”
Ella siempre hacía la lavandería cuando necesitaba poner sus emociones bajo control.
“Estaremos bien,” dije tomando mi plato y el de ella. “Lavaremos los platos entre tanto.” Supuse, ella quería dejarnos solos así podíamos discutir lo que necesitáramos antes que Marissa regresara a casa de sus padres.
“Gracias, querido.”
Cuando mamá se fue por el pasillo hacia el lavadero, Marissa escarbó su tenedor en una pila de huevos revueltos. “Qué piensan tus padres acerca de tus habilidades de hechicero?”
“Ellos son notorios por adaptarse bastante rápido a cada situación cambiante. Aunque realmente no lo hablamos mucho. Estoy seguro querrán saber más de mis nuevas habilidades – pero más tarde. Qué piensas tus padres dirán acerca de todo esto?”
Marissa arrugó su frente. “No estoy segura, Dominic. Un par de años atrás mi primo, Jack, sostuvo que había sido raptado por un genio….en versión femenina. Dejó atrás su escolaridad y a sus padres y simplemente desapareció. Afortunadamente, él tenía sólo diecisiete años y no tenía esposa ni hijos. Cuando apareció un año más tarde, ésa es la historia que él contó.”
Sin palabras, al oír semejante relato descabellado, no dije nada.
Marissa sonrió, se unió a mí en el fregadero y besó mi mejilla. “Puede que no le hayamos creído a Jack, y muchos aún están algo escépticos, pero él explicó que tenía que salvar a la genio, liberarla de la botella para siempre. A cambio, él recibió cincuenta millones de dólares. Por supuesto los de Hacienda aún están con los impuestos encima suyo, pero, oye!, qué golpe de suerte! Ahora él y sus padres tienen esta mansión sobre el lago.”
“Así que, tus padres le creyeron?”
Sus ojos azules me estudiaron, y el color Caribe me recordó a la hechizante belleza de su demonio patrono del Golfo. “Es difícil de saber. No estoy siempre segura de qué es lo que ellos están pensando. Pero tratan de mantener una mente abierta.”
Me imaginé escalando el lateral de su casa para probarles que lo que les decíamos era verdad.
Marissa sonrió y apretó mi mano. “Ahora, eso es algo que yo tengo que ver!” luego me dio el más bonito de los ceños fruncidos. “Oye!, me pregunto si yo podré hacer eso?”

TRADUCIDO POR CHLOE♥

Read more...

Un premio especial ♥

PREMIO FLOR DE CRISTAL:




rekisitos para el premio flor de cristal:
1) agradecer a la persona k t lo ntrego: graaacias devil y marta

2) exibirlo en tu blog

3) haber hecho un minimo de dos traduciiones y/o transcripciones

4) ntregarlo a un miimo de dos blogs

(Este premio es especial, pero los otros son para todos los que nombre al final)

A cccchloe, mi compañera de traducciones♥ te quiero!

A Jen: http://www.jennotas.blogspot.com

A Dawn: http://saga-submundo.blogspot.com

A las chicas de DarkPatience: http://www.darkpatience.blogspot.com

Se merecen el premio y más!!!

Read more...

Preeeeemios hermosos!!

Graaaaacias a Hechicera7 y a Maddison por los premios♥

Visítenlas, estos son sus blogs:

http://worldblood.blogspot.com


http://www.madisson-westt-uk.blogspot.com


PREMIO GRACIAS!



PREMIO UN DÍA HERMOSO♥



Flor que promete al tacto una caricia

más que el otoño de un perfume, suave

y que, pensada en flor, termina en ave

porque su muerte es vuelo que se inicia.

Párpado con que el trópico precave

de su luz interior la ardua delicia,

música inmóvil, flámula en primicia,

aurora vegetal, estrella grave.

Remordimiento de la primavera,

conciencia del color, pausa del clima,

gracia que en desmentirse persevera,

¿por qué te pido un alma verdadera

si la sola fragancia que te anima

es, orquídea, el temor de ser sincera?

Poema del Autor: Jaime Torres Bodet

MOTIVO DEL PREMIO: Agradecer a todas las amigas que nos apoyaron desde el inicio de nuestro blog, amigas que a la mayoría no conocemos personalmente, de diferentes edades, nacionalidades, raza, etc. Como las orquideas... diferentes especies pero mucho en común.

REGLAS: Pegar el premio en el blog de cada una y dárselo a aquellas amigas que también las apoyaron a crecer.

PREMIO ESPECIAL ♥




PREMIIIIIO DEVIL ♥



1. Agradecer al blog que te lo dio y afiliarlo. Gracias a juli, a marta, a devil



2. Exibir el premio en tu blog.

3. Contar lo mas malvado que has hecho en tu vida.

mmm..no se... yo nunca hice nada malo..jejej(xD!mentira!!!)

4. Darle el premio a 6 personas.


PREMIO ÁNGEL♥



Este premio lo nombre de esta manera, porque no encontré otra palabra que describiera mejor a las personas que me han dado la bienvenida con los brazos abierto; son unos verdaderos Ángeles. Desde ya le digo que estoy muy agradecida con ustedes por tomarse unos minutos y pasar por mi blog a dejar sus saludos y comentarios, espero que a partir de ahora formemos una bonita amistad y sigamos en contacto.

PREMIO DULCE LOCURA ♥



1. Agradece al blog que te lo otorgó

2. ¿Cuáles son tus cinco grupos favoritos ?

Evanescense, Cold Play, Miley Cirus, Jonas Brother, Lilly Allen, Lady Gaga, Shakira, Demi Lovato, las pussycats dolls, creo que me pasé no? jaja y todavía me faltan

3. ¿Cuáles son tus cinco libros favoritos ? ( no sagas enteras)

Amanecer (Crepúsculo), Carpes Corpus (Vampiros de Morganville), Besada por la sombra (Vampire Academy), Algunas Chicas Muerden (Chicagoland Vamps), Ciudad de Huesos (Cazadores de Sombras) y muchísimos más

4. ¿Cuáles son tus cinco películas favoritas ?

Mmm Harry Potter y el caliz de fuego, Crepúsculo, Piratas del Caribe, Orgullo y Perjuicio, Again Seventeen, etcccccccc

5. Tus cinco blogs preferidos que sigues ( avisalos con un mensaje en su blog )

uuuuuuuuuI son muchisimos

6. Di cinco blogs que se lo merezcan (pueden ser los mismos de arriba y no te olvides de avisarlos!)

MÁAAAAAAAAAAAAAS PREMIOS!

GRACIAS A DEVIL Y A MARTA POR ESTOS!

PREMIO TRAGEDIA-ROMÁNTICA♥



Rekisitos para recibir el Premio tragedia-romantica:
1) agradecerselo a la persona k t lo nvio
2) exibirlo n tu blog
3) citar tus cinco libros favoritos (los k forman parte d una saga s contabilizan como uno solo, stos, seria la saga crepusculo, la saga El Legado.... etc etc)
4) decir el momento mas romatico y el mas tragico de dixas novelas
5) pasarselo a otros 2 blogs

Antes nombrados en otro premio: Amanecer, su momento romántico: Bella y Edward de luna de miel, el más trágico nose ahora no me acuerdo, mm Cazadores de Sombras-Ciudad de Cenizas, Clary y Jace, de picnic en el invernadero y la parte más trágica cuando se enteran que son hermanos, Carpe Corpus, Shane y Claire en su momento "especial" XD y la parte trágica cuando Shane está encerrado? Shadow Kissed, Dimitri y Rose en la cabaña, la tragedia máxima cuando Dimitri muere, y me canse..

PREMIO DREAM♥



Premio ste blog s un sueño:
1) agradecer a kien t lo dio: MARTA Y DEVIL♥ TEAM DEVIL
2) exibirlo
3) pasarselo a 3 blogs

Premio Novela♥ GRACIAS A http://insouciant-secret.blogspot.com



reglas del premio:

1)Poner el premio,,,,

2)Enlazar el blog que te lo entrega...y agradecercelo....

3)Elejir 8 blo para premiar

4)InfORmar deL premio por medio de un comentario en el blog

Y AHORA LOS PREMIADOS (TODOS LOS PREMIOS ANTERIORES LES PERTENECEN ;))

http://cuandocuentouncuento.blogspot.com
http://podercrear.blogspot.com
http://vampirous.blogspot.com
http://aventuravampirica.blogspot.com
http://insouciant-secret.blogspot.com
http://recuerdosdulces.blogspot.com
http://vampirous.blogspot.com
http://danaegoddess.blogspot.com
http://www.madisson-westt-uk.blogspot.com
http://www.letrasyescenas.com
http://areyouhappynow-beauty.blogspot.com
http://crepusculoymuchomas.blogspot.com
http://worldblood.blogspot.com

BESOS!!

Read more...

feeeeeeeeeeeeeeliz cumple hanna♥

HAAAAAAAAAAANNA AMIGA TE DESEO LO MEJOR EN TU CUMPLE Y ESPERO QUE PASES HERMOSO PORQUE TE LO MERECES, TE QUIERO♥





No puedo darte soluciones
para todos los problemas de la vida,
ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y buscarlas junto a ti.
No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites, estaré allí.
No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano
para que te sujetes y no caigas.
Tus alegrías, tu triunfo y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.
No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte,
a estimularte y a ayudarte si me lo pides.
No puedo impedir que te alejes de mí.
Pero si puedo desearte lo mejor
y esperar a que vuelvas.
No puedo trazarte límites
dentro de los cuales debas actuar,
pero sí te ofrezco el espacio necesario para crecer.
No puedo evitar tus sufrimientos
cuando alguna pena te parte el corazón,
pero puedo llorar contigo
y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.
No puedo decirte quién eres ni quién deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.


PORQUE UN VERDADERO AMIGO ES ALGUIEN CAPAZ DE TOCAR TU CORAZÓN DESDE EL OTRO LADO DEL MUNDO


Read more...

Concurso chic@s!

Aca les traigo un concurso muy fácil de mano de Keysha del blog http://chicareview.blogspot.com
el premio es un libro de la serie CAZADORA DE LA NOCHE, es en inglés :):)

PARA PARTICIPAR ENTREN AAAAAACA: http://chicareview.blogspot.com


NO SE LO PIERDAN! HAY TIEMPO HASTA EL 15 DE SEPTIEMBRE!

ÉXITOS♥

Read more...

Capítulo 18 / El vampiro en mis sueños

Capítulo Dieciocho
MARISSA
Un vampiro buscaría entrar en la casa de mis padres usando una llave? Mamá y Papá no debían regresar hasta el Viernes. No había modo de que fueran ellos.
“Mierda,” Mi madre dijo, totalmente fuera de lo común en ella. Sabía que algo era realmente malo para que ella estuviera maldiciendo, encabezando estar en casa dos días antes de sus vacaciones. Supuse que habrían tomado un taxi para que los llevara hasta casa o ya habría oído la habladora voz de mi tía ahora. La situación era un extraño escenario, yo parada al lado de un débil, pero vivo vampiro, llevando un medio vampiro muerto, quién estaba al lado de mi desangrentada, extremadamente frágil amiga.
Algo resonó al chocar contra el azulejo del suelo de la entrada. Pero, como si Medusa hubiera vuelto su mirada a nosotros y nos hubiera convertido en estatuas de piedra, ninguno de nosotros se podía mover. Gracias a Dios mi madre no nos podía ver desde donde estaba parada.
“Maldición,” mi padre gimió, su voz más ronca que lo normal y llena de dolor. Entonces, se apresuró por el vestíbulo, golpeando la puerta y dirigiéndose al medio baño de abajo.
“Hazlo en el excusado esta vez, lo harías, querido?” Mi madre le gritó a mi padre. “Maldita comida contaminada. Cada vez que arruinan unas buenas vacaciones,” ella murmuró. Luego la puerta se cerró de un portazo y fue trancada.
Finalmente, liberándome del hechizo, giré y abrí la puerta del garage para Kate y Dominic, quien sostenía la marchita forma de Joshua todavía en sus brazos. Todos nos apresuramos al Ford Taurus, luego aticé el mango de la puerta del garage y gemí cuando el metal hizo ruido, crujiendo para mi descontento.
“Jeez, espero que no nos oigan yéndonos,” susurré, luego me volteé hacia Kate quien había optado sentarse en el asiento delantero conmigo mientras Dominic se quedaba en el trasero con Joshua. “Cerraste la puerta de mi habitación?” Le pregunté a ella.
Ella sacudió su cabeza. “No tuve necesidad.”
Mi corazón se hundió. “Mi madre mirará dentro y encontrará que no estoy allí. Si la puerta está cerrada, asumirá que estoy metida en mi cama como debería estarlo a esta hora y no se molestará en perturbarme. Entonces cuando ella descubra que no estoy allí, verá que el auto no está y llamará a la policía.”
“Espérenme,” Dominic dijo.
Antes de que pudiera oponerme, se desvaneció, y la humedad en mi garganta también se evaporó. No podía evitar preocuparme por que mamá lo atrapara. Qué desastre. El escenario sería totalmente diferente entonces, pero el resultado el mismo. Una llamada a la policía.
Después de unos minutos de tratar de controlar mis rápidos latidos, pegué un salto cuando Dominic finalmente reapareció en el asiento trasero del auto. “La puerta de la habitación está cerrada. Si ellos tratan de entrar, pensarán que estás durmiendo profundamente.”
Entonces una nueva preocupación me molestó. “Qué hay sobre la habitación de huéspedes?”
Dominic me miró fijamente, su mirada inexpresiva.
Me tragué una maldición, sabiendo que en cualquier segundo podríamos ser atrapados, sabiendo también que no habría modo de salir de ésta hablando. Mis padres nunca me dejarían quedarme en casa sola otra vez, a pesar de que no podría culparlos. “La puerta siempre está cerrada, pero me temo que si ella mira dentro, verá un charco de agua en la alfombra y que la cama es un desastre-si la puerta abierta ya no crea la intriga suficiente.”
“Vuelvo en un segundo.”
Esperando que no lo atraparan, tomé una profunda, calmada respiración. No era lo suficientemente malo que Kate y yo no estuviéramos en casa, que el auto no estuviera, y que tuviéramos el cuerpo marchito de Joshua en el asiento trasero, pero si mis padres veían un hermoso chico que desaparecía y reaparecía fuera de nuestras habitaciones...
Froté mis sienes. La ansiedad navegaba en mi cerebro, dándome un dolor de cabeza atroz. O quizá en parte se debía a que Dominic se había alimentado de mí. Me volteé hacia Kate. “Te encuentras bien?”
Ella asintió e incliné su cabeza hacia atrás contra el respaldo. “Estaba media dormida cuando me mordió. No siento ningún remordimiento por lo que tenemos que hacer con él. Me lastimó, Marissa. Duele con vos y Dominic?”
“No, pero él es gentil y me advirtió que si me tensaba dolería.”
“Bueno, yo me tensé. Conseguir que me relajara no era lo más importante en la mente de Joshua.”
Toqué el cuello de Kate donde había dejado dos profundos cortes sangrantes. Me repugnó. Abrí la guantera del auto y saqué una gran bandita de nuestro kit de ayuda para emergencias.
“Bien,” Dominic dijo desde el asiento trasero, casi haciendo que mi corazón saltara fuera de mi pecho.
Terminé de vendar el cuello de Kate, aliviada de que Joshua no la matara. Cómo le explicaría ella a sus padres las marcas de mordidas en su cuello?
Luego manejé por el camino de entrada tan silenciosa como pude, y cerré la puerta del garage, esperando que el monstruoso sonido rechinante no alertara a mis padres. Me dirigí hacia la tienda de la tía de Kate a través del pueblo, rezando para que no tuviéramos más problemas esta noche.
Con suma cautela, manejé al límite de velocidad, obedeciendo todas las reglas de tránsito, aterrada de que pudiéramos ser detenidos por un policía debido a la menor infracción.
Para el momento que llegamos a la tienda quince minutos más tarde, ambos Dominic y Kate estaban profundamente dormidos. Sacudí la cabeza, deseando no haber tenido que traerlos en el estado tan débil en el que se encontraban, pero sabiendo que no los podía dejar atrás en la casa. Qué si mis padres los descubrían?
Después de revolver el bolso de Kate por lo que pareció ser una eternidad, encontré la llave. Primero destrabé la puerta del edificio. Luego metí furtivamente a Joshua dentro. Parecía una película de terror calidad b dónde ninguno de los actores era conocido o bueno en su trabajo. Yo era el personaje principal, y todos mis cómplices me habían abandonado.
Me estremecí cada vez que un auto pasó calle abajo. Media escondida en las tenues luces de los edificios cerrados por la noche, esperé que nadie me notara. Deseé fervorosamente que hubiera una puerta trasera para mis operaciones clandestinas. ¿Qué si alguien me veía cargando un cuerpo dentro del edificio?
Nunca había siquiera considerado eso.
Pero otra ansiedad se introdujo bajo mi piel. ¿Qué si uno de los sirvientes de Lynetta nos atrapaba?
Finalmente, me manejé para abrir la puerta de metal y empujarla. Después, me di prisa al asiento trasero del auto, mis zapatos tennis resonaban contra el asfalto como una campana de advertencia, anunciando a cualquier vampiro en el área que estaba fuera y decía: “Ven, atrápame.”
Ni Kate ni Dominic se movieron cuando abrí la puerta trasera del auto, y sinceramente, estaba aliviada en parte de que descansaran cómodamente, sabiendo que ellos necesitaban dormir mucho más que yo. Pero parte de mí odiaba tener que hacer esto sola, y la ansiedad me aferraba como si fuera una boa constrictor. No me podía sacudir el sentimiento, no importara cuánto tratara de usar el hechizo tranquilizador en mi mente. Saqué los restos de Joshua del asiento trasero, luego bloqueé las puertas, pensando que sería lo suficientemente fácil destruir su cuerpo sin la ayuda de nadie más.
Ya el sudor goteaba entre mis senos y bajaba por mi frente, no importaba cuanto frío hacía a esta hora temprana de la mañana, la neblina cubría la oscuridad como un fino velo.
Luego de unos segundos estaba dentro del salón de bronceado, la puerta frontal estaba cerrada y trabada, y mi corazón estaba galopeando tan rápido cómo si hubiera corrido una maratón.
Llevé a Joshua a una de las habitaciones. Me choqué contra una ducha vertical. Pensé que una horizontal, esas del estilo de un ataúd, funcionarían mejor. Tendría ella uno de esos?
Nunca había estado dentro de la cosa del ritual del bronceado. Mi clara piel iba de blanca a ampollada cada vez que trataba broncearme, y como consecuencia había abandonado la idea ya tempranamente en mi vida. Alrededor de cuando tenía diez más o menos.
Me apresuré hasta la última habitación al final del pasillo, mi última esperanza. Me asomé dentro-una agradable, confortable, cama solar de tipo normal. Después de colocar a Joshua allí dentro, lo observé. Sin nada de agua en su cuerpo, no lucía como el lindo Joshua que había conocido. Sabía, también, por su odio brillando en sus ojos más temprano, que era malvado hasta los huesos. Cómo podía ser Dominic tan bueno bajo la influencia vampírica, y Joshua tan malo? Debía ser una cosa innata, algo sobre sus verdaderas naturalezas. Cerré la tapa del ataúd, para subir la temperatura y comenzar el proceso de bronceado.
Por un instante, sentí remordimiento. Nunca había matado nada en mi vida-bueno, excepto por los mosquitos sanguinarios y las cochinas moscas. Pero nunca hubiera pensado que mataría a un hechicero, uno que había conocido desde siempre, y para horror de los horrores, uno por el que me había sentido atraída.
Hacer que el demonio quitara toda el agua del sistema de Joshua había sido un poco malvado. Pero temí más por las represalias que tomaría con nosotros si no me ocupaba de él. Ciertamente, todo lo que tendría que hacer era considerar el pobre cuello de Kate y su salvajismo desenfrenado, y sabía lo que seguiría. Además sabía que si hubiera tenido la oportunidad, hubiera asesinado a Dominic sin importarle nada en el mundo.
Puse el cronómetro lo máximo en minutos que estaban permitidos, luego dejé la habitación, no queriendo estar en el mismo lugar que la máquina asesina. En el medio tiempo, me senté en una de las sillas de manicura y cerré mis ojos, casi dejándome llevar por el sueño. Cuando el cronómetro de la máquina cerrada sonó, sacudí el cansancio de mi sistema y me apresuré nuevamente al salón. Mirando fijamente el ataúd, no podía obligar a mi mano a levantar la tapa. Los latidos de mi corazón tronando, dudé. Qué si no estaba muerto? Qué si arremetía fuera de la cama solar y trataba de rasgar mi garganta?
Cada extraño crujido dentro del edificio hacia que mi cuerpo se agarrotase. Pero ningún sonido provenía de la cama solar. Todavía, yo me preguntaba. Estaría él esperando, sintiendo mi pánico, esperando allí, listo para echarse encima de mí?
Rechinando mis dientes, toqué la tapa, nuevamente incapaz de juntar la fuerza suficiente para levantarla. Cobarde, me reprendí. Solamente hazlo.
Entonces reestablecí el cronómetro por el mayor tiempo posible y esperé.
Podría ser una cobarde, pero no era de plástico. Una vez que los minutos pasaron, rápidamente lancé un hechizo de protección. Antes de que pudiera cambiar de opinión, embutí contra la tapa, rompiéndome dos uñas en el proceso, y miré fijamente la cama solar. Todo lo que quedaba de Joshua era una pila de cenizas y su ropa. Sus padres estarían heridos cuando supieran que su hijo estaba desparecido-aunque se enteraran en lo que se había convertido, estarían molestos? Probablemente. Me tragué mi propio disgusto, tratando de mantener en mi mente el monstruo en el que se había convertido y no pensar en el lindo chico en el que había estado interesada por años.
Miré las cenizas, preguntándome cómo iba a limpiar el desastre. Luego noté ropas que usarían para limpiar la cercana cama solar. Rápidamente, barrí las cenizas hacia un tarro plástico de basura, y liberé la bolsa.
Sin ninguna otra extensa pérdida de precioso tiempo, me dirigí a la puerta y caminé fuera. Después de cerrar la puerta, eché la bolsa de mugre dentro del basurero. Pero cuando me apresuré al auto rodeando el edificio, un aura extraña de luces iluminaron la oscuridad, capturando mi vista. Inmediatamente me detuve, mi corazón saltando de golpe, y dejé de respirar.
Echando una ojeada desde la esquina, vi las luces de la policía girando, pintando a la noche como una flasheante, colorida iluminación de un club, mientras el auto patrulla estaba aparcado detrás del auto de mis padres.
Estuve de pie petrificada, mi corazón latiendo a una rápida velocidad, mi piel fría hasta los huesos. Debido al pánico, no podía pensar sobre que hacer ahora. Usualmente era bastante buena ideando planes. Por qué no ahora? Mi cerebro medio muerto por la falta de descanso.
Cómo les explicaría a mis padres que estaba en la tienda de uñas la tía de Kate en medio de la noche, mientras Kate tenía el cuello gravemente lastimado, y había sufrido una severa pérdida de sangre, además de que había un extraño chico en el auto?
El cabello de la nuca de mi cuello se erizó. Qué iba a hacer?
Estaba asegurándome que el lugar estaba cerrado. Eso sería lo que diría. Nos preocupamos de que alguien estuviera tratando de entrar. O algo como eso. Y que un animal salvaje había mordido a Kate. Y que yo estaba llevándola a la sala de emergencias para que le dieran sangre.
Dí un paso hacia el auto, pero una mano agarró mi muñeca, y otra apretó contra mi boca para ahogar mi grito. La sangre se me subió a los oídos, y todo repentinamente, mis huesos se sintieron como goma.
Luego olí la picante esencia de Dominic y enseguida sentí su templado, y fuerte cuerpo contra mí, acunándome, su caliente respiración contra mi cuello, y me calmé. Relajándome en sus brazos, pregunté, “Qué haremos ahora?”
“Están llevando a Kate al hospital. Necesita sangre. Ellos se aseguraran que la obtenga.” Dominic me dio otro apretón tranquilizante, luego me acarició el rostro con la nariz.
“Pero tú puedes ir a lugares con un movimiento de mano. Cómo iré a casa en la oscuridad con Lynetta y sus sirvientes detrás de nosotros?” No podía evitar que el pánico se elevara en mi sangre. No estaríamos seguros por mucho tiempo.


“No te dejaré irte a ningún lado por cuenta propia. Estamos juntos en esto, recuerdas?” Apretó su agarre en mí, para enfatizar su punto, y realmente se sintió como un enviado de Dios.
Todavía molesta por haber querido ir solo cuando estaba tan débil, atormentadamente se lo recordé, “Claro, pero la última vez planeaste en eliminarla sin ayuda-”
“Cambie de idea. Después de que Joshua me golpeó con esa pequeña tormenta eléctrica, decidí que no era tan poderoso.” Pasó sus brazos alrededor de mí y me tiró detrás del basurero. “Pudiste deshacerte sin problemas de él?”
Apunté al recipiente de basura.
Él asintió. “Tengo que encontrarte un lugar seguro para el resto de la noche. En este momento, la policía está en busca de una chica desaparecida y preocupados por otra chica quién ha sido mordida y ha perdido una cantidad de sangre. Kate está bastante confusa, pero comprendió que era mejor mantener la boca cerrada cuando estabas todavía en el salón de bronceado. Yo, por supuesto, me desvanecí rápidamente. Deben haber asumido que tengo que ver con las mordeduras de Kate, y pensé que por ahora era probablemente mejor no tener que explicarle a nadie quien era. Además, debía buscarte.”
“Gracias a Dios por eso. Ahora qué?” Todavía no me podía dar una idea sobre ningún plan, no importa cuánto exploré mi cerebro en busca de una. Quizá se debía al toque de un chico Alto, Morocho me estaba haciendo olvidar todo.
“Es tiempo de que conozcas a mis padres,” él dijo como si fuera algo de hecho.
Lo miré fijamente, las palabras todavía persistiendo en mi mente por lo que Lynetta había dicho sobre él matando a su familia siglos atrás. Arrojé mis brazos alrededor del cuello de Dominic, dándole un apretón de pulpo y un largo y fuerte beso.
Sonrió y me devolvió el beso. “Debería haber sugerido conocer a mis padres antes.”

TRADUCIDO POR MI♥

Read more...

  © Diseño LuxLune by JenV 2010

Back to TOP